7.9.13

12 de octubre, más que una fecha.

por Mahayub Labaihat

(...) Incluso las revoluciones, que transforman la situación concreta de opresión en una nueva en que la liberación se instaura como proceso, enfrentan esta manifestación de la conciencia oprimida. Muchos de los oprimidos que, directa o indirectamente, participaron de la revolución, marcados por los viejos mitos de la estructura anterior, pretenden hacer de la revolución su revolución privada. Perdura en ellos, en cierta manera, la sombra testimonial del antiguo opresor. Paulo Freire 

El pueblo saharaui amenazado por varios frentes: por el norte Marruecos, por el sur Mauritania, y la división interna, producto del colonialismo español y nuestra propia idiosincrasia. Con semejante panorama, asume el 12 de octubre de 1975, como fecha simbólica, la unidad nacional, para hacer frente a las hordas invasoras, y zanjar la división interna (tribal, PUNS, etc.) con objetivo de alcanzar la independencia.
Las grandes victorias de nuestro heroicos guerrilleros en los años 70 y 80, infundían un sentimiento de orgullo en todos nuestros compatriotas de ser saharauis. Los noticiarios de casi todo el mundo abrían con las valerosas hazañas de nuestro ejército de liberación, el enemigo no estaba a salvo en ninguna parte, incluso el sanguinario Hassan II (fallecido en el año1999), tuvo que tragarse sus despectivas palabras respecto a nuestro pueblo, “no son más que un puñado de nómadas (pastores) y acabare con ellos en dos semanas”, sentarse años más tarde a negociar de tú a tú, con los “nómadas”. El respeto era total.
Mientras tanto, en la retaguardia, algunos de nuestros dirigentes se hacían con ciertas parcelas de poder, hacían y deshacían a su antojo, supuestamente encarcelaban, torturaban,...incluso asesinaban a compatriotas, parapetados bajo el paraguas de que la independencia y los éxitos cosechados estaban amenazados por agentes enemigos. Así tejieron una red de telaraña para fines propios y nadie fue capaz de criticar su labor, por miedo o por otras razones.
Enlazando esto con la actualidad. En marzo pasado se cito a la heroica y valerosa Aminatu Haidar (símbolo de la resistencia pacífica Saharaui) por la Audiencia Nacional Española, como testigo en el procedimiento contra varios altos cargos marroquíes acusados de genocidio cometidos contra nuestro pueblo, entre los que se encuentra el general genocida Housni Ben Sliman, sobre el que pesa una orden de busca y captura internacional ordenada por un juez francés (en el año 2010, España no ejecuta la orden de captura, al encontrarse en su territorio).
Esta querella presentada por familiares de las víctimas y admitida a trámite por el juez Baltasar Garzón en el año 2007, hizo que el majzén contraatacase y presenta a través de una de sus múltiples asociaciones tapadera, una querella contra varios dirigentes de nuestro pueblo y varios altos cargos argelinos. No voy a entrar en los detalles porque no es el objetivo del artículo, y la probabilidad de prosperar son escasas, por no decir nulas.
Ahora bien, pasaron más de 20 años desde el alto el fuego, sin que este trágico y oscuro episodio se abordase, incluso algunos de estos dirigentes sobre los que pesa esta acusación, se pasaron a las filas del enemigo, haciendo un gran favor al pueblo saharaui.
El tema en sí, es muy delicado y susceptible, pero dejarlo pasar en el tiempo haber si se olvida, no es la solución, porque nunca se va a olvidar, además siempre será un arma arrojadiza en manos del majzén y sería una gran injusticia, para un pueblo que busca justicia.
Por otra parte, de vez en cuando, algunos de nuestros dirigentes, amagan con volver a empuñar las armas, es legítimo, pero ¿nuestro pueblo está totalmente unido?, ¿alguien está dispuesto a enfilar detrás de alguna de estas personas, supuestamente involucradas en semejantes actos?
El objetivo principal del pueblo saharaui es la independencia, y para lograrla, los saharauis tenemos que estar unidos sin fisura entono al legitimo representante del pueblo saharaui, el Frente Polisario (el único que hay por ahora), patrimonio de todos los saharauis sin exclusión (aunque algunos piensan lo contrario). Por ello, el 12 de octubre, no solo representa una fecha, sino algo más profundo, es la unidad del pueblo saharaui, que nos hace más fuertes, menos vulnerables, y quizás acorte los tiempos para que alcancemos nuestro objetivo, la independencia.
Para terminar, dos proposiciones más que razonable de forma transitoria: la primera, sería que las personas sobre las que pesan supuestamente algunos de estos actos, hicieran un último servicio al pueblo saharaui, renunciando voluntariamente de sus cargos públicos, teniendo en cuenta que algunos han sido elegidos legalmente en el último congreso(sin entrar en la forma de elección). La segunda, sería no presentarse a la reelección en el próximo congreso.
Creo que un acto así, sería muy noble por su parte, despejando esa sombra de duda que pesa sobre nuestra dirección y el episodio dejaría se ser un lastre para nuestro sufrido pueblo.

Mahayub Labaihat
ma_ni65[at]yahoo.es
07.09.13
-------------- Este texto expresa la opinion del autor y no de los moderadores del foro.
Share/Bookmark