21.9.14

¿Moverá el Polisario ficha?

por Mahayub Labaihat

“Sea que nos guste o no nos guste, todo lo que está sucediendo en este momento es producto de las decisiones que tomamos en el pasado”. Deepak Chopra

El conflicto del Sahara Occidental en los dos últimos años entro en una dinámica desconocida desde 1991 (Acuerdo de alto el fuego).
Marruecos se encontraba muy cómodo en el “impasse” anterior, administra la mayor parte del territorio en conflicto, beneficiándose del 100% de sus recursos, y reprime por la fuerza todos los focos de resistencia saharaui contra la ocupación, sin ningún coste (económico, político, social...).

En abril del año pasado 2013, el Estado Marroquí se ve sorprendido por la iniciativa de los EEUU de dotar a la MINURSO de un mecanismo de vigilancia de los DDHH, y en abril de este año 2014, recibe un fuerte mazazo por parte del Secretario General de las Naciones Unidas materializado en su informe anual sobre la cuestión del Sahara Occidental y pone como fecha límite abril de 2015 al estatus quo actual, punto 94 del informe del Secretario General de las Naciones Unidas [opinión publ. en arso] .

Por otra parte, la última gira del rey marroquí Mohamed VI por algunos países africanos, ha sido un fracaso rotundo al cosechar resultados muy negativos para el majzén. En este sentido la Unión Africana ha dado un paso muy importante para la causa saharaui al implicarse más en el conflicto del Sahara Occidental. En su última cumbre nº XXIII celebrada en Junio de 2014, nombro al Sr. Joaquim Chissano (ex presidente de Mozambique)  como enviado especial de la Unión Africana para el conflicto del Sahara Occidental, hecho que desato la ira del majzén. Esta decisión estratégica, de profunda dimensión y de largo alcance, implica la entrada de un actor regional en el conflicto, que está ahora era un observador pasivo [EFE, 01.07.14]. Por lo que felicitamos a la diplomacia saharaui por este logro, aunque un poco tarde, pero más vale tarde que nunca.

Marruecos aislado y derrotado internacionalmente, intenta anticiparse al desenlace final del conflicto y ganar tiempo, hasta encontrar un escenario mejor que el actual (las próximas elecciones presidenciales en los EEUU, el deterioro de la salud del presidente argelino Bouteflika, forzar la dimisión del enviado especial de las Naciones Unidas, etc.). En este contexto Marruecos fiel a su estrategia de obstrucción, ha movido ficha al no permitir la visita del enviado especial de las Naciones Unidas para el Sahara Occidental, Christopher Ross, con lo que pretende condicionar el informe previsto para octubre próximo [EFE, 12.09.14], que sería la base de las propuestas del informe del Secretario General de las Naciones Unidas que se presentaría al Consejo de Seguridad en abril de 2015, se supone que pondría fin al status quo actual.

Mientras el régimen invasor marroquí, tiene claro que el status quo actual no debe variar y en todo caso de variar, sería con la garantía de que el Sahara Occidental pasase a formar parte de la soberanía marroquí, el Polisario permanece estático esperando que los acontecimientos se desarrollen para ir a remolque. El Polisario en estos últimos meses, no ha pasado de las ya cacareadas declaraciones de la amenaza de la guerra [Eldiario.es, 04.05.14], pero sin acciones aparentes que van en esa dirección. En este sentido, la última conmemoración de la primera acción militar del Frente Polisario (20 de mayo), paso desapercibida como un 20 de mayo cualquiera de los últimos 23 años, tampoco ha movilizado a la sociedad saharaui (externa e interna), ni ha llamado a la unidad nacional [opinión publ. en arso], ni ha reestructurado la organización [opinión publ. en arso], ni ha anunciado un congreso extraordinario (el ordinario para el año 2015, quizás para después de la resolución del Consejo de Seguridad, abril de 2015), etc., por lo que creemos que al no haber indicios de acción de ningún tipo, intuimos que el Polisario no se está preparando para un nuevo escenario, lo cual es un error táctico y de cálculo.

El escenario actual favorable es una buena ocasión para presionar a las Naciones Unidas para que cumpla sus resoluciones y rompa el status quo actual, llegada la fecha límite (abril 2015), pero esto solo sucederá, si realmente las Naciones Unidas y las potencias occidentales, crean de verdad que el territorio del Sahara Occidental, será escenario bélico con todas las consecuencias para la región, que ya de por si frágil (Libia, Mali, Túnez, etc.). La coyuntura actual favorable no es eterna, puede que cambie a corto plazo y eso es precisamente lo que espera Marruecos, algunas de las causas del cambio están mencionadas más arriba entre paréntesis.

La decisión de mover ficha y decidir la suerte del conflicto está en manos de la dirección del Polisario. ¿Moverá el Polisario ficha?

Mahayub Labaihat
ma_ni65[at]yahoo.es
21.09.14
-------------- Este texto expresa la opinion del autor y no de los moderadores del foro.
Share/Bookmark