5.9.14

¿Quién vela por nuestros pequeños?

 por Haddamin Moulud Said

Durante los duros momentos del éxodo saharaui, desde el Sahara Occidental hacia los Campamentos, los saharauis, supieron conservar intactas aquellas nobles virtudes que los seremos humanos habían convertido en normas superiores de toda sociedad.
Huyendo de los bombardeos, del hambre, del frío y de las enfermedades, las poblaciones saharauis se desplazaban, a pie, sobre camellos o en vehículo, intentando que los niños sufrieran lo menos posible. Ningún adulto podía aspirar a un vaso de agua, un mendrugo de pan de hace siete días o un hueco en algún vehículo, sino es después de que todos los niños presentes hubieran pasado primero.
Quizás, imaginando que una calamidad bíblica se cernía sobre sus cabezas, los saharauis de entonces, decidieron que sus tesoros, los niños, estuvieran siempre a salvo.
Hoy, sin embargo, emergen conductas altamente reprochables. Se intenta dar preeminencia a los adultos antes de que los niños hayan pasado.
Parece que hay alguien que, todavía, no comprende que, a cierta edad, estar lejos de la madre y del padre es, para un niño, lo mismo que un ataque de aviación, en Tifariti, para un adulto: “A los niños, hay que evacuarlos primero, vengan de la cercana Amgala o de la lejana La Güera”

Vayamos a los hechos:

Primero
.- Total de los niños : 151, incluidos los cinco niños que, en julio aterrizaron en Andalucía, pero que habían pasado todo el verano con familias de Murcia.

Segundo.- Total de adultos que aspiraban a viajar: 18 adultos procedentes, en su mayoría, de lugares alejados de Murcia.

Tercero.- Número de plazas en el avión: 163.

Cuarto.- La compañía argelina exige que haya un adulto por cada 25 niños. O sea, para 151 niños, eran suficientes seis adultos. Y, además, cinco niños eran tan pocos niños que no iban a alterar esa relación de adultos por menores.

Quinto.- Los trámites a realizar en la Oficina de Extranjeros de Murcia se habían hecho en relación a los 151 niños. Tanto la compañía aérea como la Delegación del Frente Polisario, estaban al corriente de que eran 151 niños.

En fin, la burda justificación de que los cinco menores pertenecían, ab initium, a Andalucía, no hace sino añadir más leña al fuego. Vale. Pertenecían a Andalucía, habían disfrutado de sus vacaciones en Andalucía y todas sus familias acogedoras eran andaluzas, pero es que algún adulto de los que querían viajar exhibió su empadronamiento en la Región de Murcia?
Cómo es posible exigir a unos menores lo que no se exige a un adulto?
Y, sobre todo, cómo explicar a un niño que lleva dos meses contando los días para volver a estar con su familia, cómo explicarle que se ha quedado en tierra porque el Delegado ha decidido que los adultos pasen primero? Y si el menor lo llega a comprender, cómo explicarlo a su familia, en los Campamentos?
Por otra parte, resulta verdaderamente dramático que un medio tan respetado como Futuro Saharaui, además, de mentir en esta cuestión se dedique a divulgar bulos en torno a la existencia de ciertos elementos saharauis que, cuan mano negra, utilizan a las familias acogedoras con tal de saldar sus cuentas con el Delegado.

بان سببها الرئيس هو قيام بعض الاطراف الصحراوية بتصفية حساباتها الشخصية مع ممثل الجبهة عن طريق استغلال العائلات الاسبانية،

Haddamin Moulud Said
ibnuabirabiaa@yahoo.es
05.09.14

-------------- Este texto expresa la opinion del autor y no de los moderadores del foro.
Share/Bookmark