28.1.16

​Maloma y la revolución pendiente​

por Lehdía Mohamed Dafa

Se ha vuelto a producir un grave atropello de la libertad de una mujer saharaui, nacionalizada española, Maloma Morales de Mato. Su familia saharaui la retiene en los campamentos de Tinduf o en la badía (territorio del Sahara controlado por el F. Polisario) contra su voluntad, manteniéndola incomunicada.

La inmensa mayoría de los saharauis piensan que su familia tiene derecho a retenerla. Algunos incluso llegarían a decir que tienen casi hasta la obligación si son buenos musulmanes, ya que ella había abandonado el camino recto y se estaba convirtiendo en una nasarania (occidental). Además conviene decir que la desobediencia a los padres es uno de los pecados mas graves que puede cometerse para el Islam.

El Polisario, por su parte, que administra los Campamentos de Refugiados y tiene cierta autoridad, por raro que a algunos les pueda parecer basa el derecho y la administración de justicia en la sharia lo que no permite cuestionar la autoridad paterna y la subordinación legal de la mujer bien a su padre, hermanos o tíos mientras permanece soltera, bien al marido cuando se casa. Esta es nuestra interpretación de la religión y nuestras sacralizadas costumbres.

¿Y ahora qué? Pues ahora tenemos que empezar a cambiar. Cambiar para garantizarnos un futuro como pueblo en el mundo global, sin vernos obligados a presentar solo el lado fotogénico, ocultando o intentando justificar costumbres de otras épocas, que ya tendríamos que haber abandonado. Hay que legislar, y cuanto antes, la mayoría de edad de las mujeres, a todos los efectos jurídicos de forma inequívoca. El XIV Congreso del F. Polisario ha sido otra oportunidad perdida…. Ahora tenemos que ayudar a remover las creencias y las tradiciones si queremos preservar lo mejor de nuestra cultura. Es un viaje que nos hace perder seguridades, que nos adentra en los terrenos de la homologación de derechos y en nuevas libertades.

Tendremos que apoyarnos en una reinterpretación contextualizada del Islam mas tolerante. Para esta titánica tarea necesitamos el apoyo de todas las mujeres y hombres amantes de la libertad, de los derechos humanos, de la tolerancia, de la paz y de la convivencia civilizada. Estos no son valores de Occidente, son valores universales sobre los que nadie tiene el patrimonio. Los saharauis, por nuestro bien, por nuestro futuro, no les debemos perder de vista o infravalorar; no les podemos postergar o supeditar a la consecución del legitimo derecho al ejercicio a la  autodeterminación sobre nuestro territorio. Necesitamos un liderazgo moral y moderno, que nos situé como referente de una sociedad democrática, moderna, avanzada, tolerante y que garantiza a sus miembros la libertad y los derechos fundamentales.

Necesitamos también, como otros pueblos, la ayuda y colaboración de gobiernos y organizaciones internacionales, que respetando nuestra soberanía, nos ayuden a acrisolar los principios democráticos y a mejorar la gobernanza.

Para terminar, las mujeres tenemos que estar al frente de este movimiento renovador, no solo porque somos la parte mas débil e injustamente tratada en materia de derechos y libertades, sino porque sobre nuestras espaldas recae la educación de los futuras generaciones saharauis, y porque según insta la Resolución 1325 de Naciones Unidas las mujeres deben participar en pie de igualdad y de forma plena en todos los procesos para mantener y promover la paz y la seguridad, instando a todos los gobiernos a que aumenten la representación de la mujer e incorporen una perspectiva de género en todas las esferas de estos procesos.

Y volviendo al principio, por el bien de todos, reconozcamos el derecho de Maloma a decidir con libertad sobre su vida. Encontremos, inteligentemente, la forma de respetar la decisión de ésta mujer, sin que ello suponga menoscabar la dignidad familiar o que las autoridades tengan que doblegarse a inevitables presiones.

El futuro no espera.

Lehdía Mohamed Dafa
lehdia.m.dafa[at]gmail.com
27 enero 2016

-------------- Este texto expresa la opinion del autor y no de los moderadores del foro.
Share/Bookmark

7 comentarios:

SAID dijo...

La libertad de la mujer saharaui es innegociable y el respeto a la cultura de todo un pueblo es importante. Los saharauis tenemos que entender la decisión de esta chica y respetarla, pero las familias de acogidas españolas tienen que respetar las normas establecidas y distinguir entre acoger un niño temporalmente o saltar la ley quitando la custodia de los niños a sus padres. Te parece bien los apellidos de esta chica hija de padres saharauis. Creo que estamos hartos de estas historias que muchos utilizan para ensayar la libertad de la mujer saharaui.



Lila Sueliki dijo...

Todo será muy breve, el escrito de Said es muy objetivo.
- Somos saharauis y en eso la cultura y costumbre y demás cosas de nuestra vida, no la cambiaran las generaciones venideras ni en el siglo XXX.
- El saharaui con su nombre y apellido Saharaui es eterno y no se cambiara en ningún sitio ni época ni por otra cultura ni costumbre.
- El saharaui respeta toda costumbre y cultura y convivencia ajena a su vida, pero hemos de conocer y reconocer que fuera de nuestro ámbito así lo reconocemos y en el nuestro mismo lo conocemos al 100% también.
El Saharaui nacionalizado es Saharaui como el Alemán o el chino que lo son y lo serán igualmente.
Nos une el respeto mutuo con los demás y los demás nos han de respetar, aunque un niño con sus 6,7,8,10, 16, 18 años, es menor y al pasar a la edad del adulterio se ha de respetar sus origenes y costumbres por igual.

Alamin Alamin dijo...

Qué manera de enredar querido Lila. Ante todo lo que debe de prevalecer, es la libertad de esa persona mayor de edad, de llamarse como quiere y hacer con su vida los desee, aunque a ti no te parezca así. Por lo de las costumbres y tradiciones, pues te comento que no son más que normas que las sociedades establecen y que unos ¨pocos¨ por interés, potencian como forma de control del individuo. Solo quiero que eches un vistazo siglos atrás y me digas que eramos nosotros los saharauis antaño, ¿existíamos como saharauis?, hablábamos hasanía?, éramos musulmanes?, la misma pregunta te la plantearía para los alemanes, chinos, etc. Perdona que me haya liado pero, lo quería transmitir, es que ninguna tradición, ni cultura debería suprimir los anhelos o deseos de una persona, sobre todo cuando no perjudica a nadie.
Un saludo

Med Al dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Lila Sueliki dijo...

Uno camuflado detrás de un ordenador con nombre en la misma situación y escribe lo que le antoja, yo no le contesto.
Pero sigo insistiendo que nuestra sociedad, estando en ella, nos conocemos y sabemos lo que debemos hacer, libertinaje a como las demás sociedades, de muchas cosas nos evitamos. Aunque con el cambio de vida y costumbre y otra sociedad que haya estado.Cuando vuelve a su Pueblo Saharaui, vuelve y sabe que ha vuelto a estar donde no estaba. Con esto el que sabe lo sabe y el que no quiere saberlo ni reconocerlo También lo sabe.
Y por ultimo siempre es mejor no esconderse ni camuflarse por decir una mentira o no quererse que se vea su rostro, ni por vergüenza.
Esto es un foro y es libre de decir y reflejar y comentar y observar, pero siempre en los limites y parametros normales y no vale la pena. Escribir un comentario ni articulo y firmarlo con nombres falsos y sin identificación. Por nuestro Pueblo Saharaui. Y por sus costumbres eternas.

Honesto hosein dijo...

Distinguida y respeta Sra. Lehdia Mohamed Daf, permíteme invitarla a Usted y a todos los lectores y a la opinión pública en general, a una reflexión sobre el estatus y la situación jurídico-política de decenas de jóvenes saharauis, al igual que Maaluma y Mahyuba y otros muchos y muchas jóvenes saharauis, que por determinadas circunstancias ajenas a la voluntad de sus padres, esto últimos se han visto obligados por el bien de sus hijos, a sacrificar su deber y sus compromisos como padres, al aceptar separarse de sus hijos con apenas 6,7 u 8 años y depositar toda su confianza en las familias solidarias que se habían ofrecido, para dar de acogida a los pequeños saharauis; para que estos puedan recibir tratamiento médico, estudiar o pasar las vacaciones en verano, en Argelia, España, Cuba, Francia, Alemania, ...etc; muchos de esos niños fueron acogidos por familias españolas, como gesto de solidaridad con las familias saharauis; aceptando que los niños saharauis puedan disfrutar de sus vacaciones junto a sus hijos, o llevarlos a algunos hospitales a consulta médica, para que puedan recibir asistencia médica, o quedarse a estudiar junto con sus hijos; las familias españolas generosamente se han ofrecido para recibir a esos niños, a darles su cariño y ofrecerles todas las atenciones que se merecen; con el paso de los años, esos niños crecieron en el seno de las familias de acogida, lejos de sus progenitores, muchos de ellos perdieron el contacto con sus padres de origen y obtuvieron la nacionalidad española; incluso les cambiaron los apellidos, aceptando los apellidos de las familias de acogida y estas se autoproclaman como titulares de derecho sobre los hijos de acogida, y reclaman ante el gobierno español, que sus hijos son españoles y que están amparados por la constitución española, negándole cualquier derecho a sus progenitores saharauis, sabiendo que estos jamás han aceptado entregar a sus hijos en adopción; Sra. Lehdia, no sabe Usted que bajo el paragua de la constitución española, el 14 de noviembre de 1975, el Gobierno de España, había entregado a miles de ciudadano españoles de origen saharaui a Marruecos y Mauritania, como si fuera un rebaño de ovejas, negándole sus más elementales derechos a la autodeterminación y a la libertad;
Distinguida y respetada Sra. Lehdia., no sabe Usted o no quiere saber que todos los saharauis que están viviendo en los Campamentos de Refugiados Saharauis en Tinduf, están retenidos en contra de su voluntad, y que fueron injustamente despojados de sus casas, expulsados de su patria y de su hábitat, y se han cometido contra ellos las más flagrantes injusticias y demás violaciones de sus derechos elementales y que actualmente los agresores del Sahara Occidental cuentan con la connivencia de algunas potencias dentro del Consejo de Seguridad de la ONU.

arso dijo...

cometario enviado por Emhammed Ali Al Ghasi

Muy estimado Sr. Honesto Hosein

Ratifico totalmente lo que usted dijo en su comentario. No es justo que padres e hijos menores ambos sean victimas de fallos de programas destinados mas que nada a fines políticos y muy lejanos de la protección de los menores saharauis según los convenios internacionales relativos a esos casos.
Si se hace una investigación neutral sobre los menores saharauis que tienen problemas, se pondrá en evidencia que los padres biológicos nunca fueron informados del destino de sus hijos que un buen dia solo se quedaron para curarse en régimen de acogida por familias solidarias.
Amigo Honesto Hosein le agradezco su intervención y sentido de justicia

Saludos cordiales
Emhammed Ali Al Ghasi
Antiguo oficial y diplomático del Frente Polisario