8.11.07

El 12. congreso: el nuevo desafio del F. Polisario, un momento de verdad.

por Salah Khatri (original en francés)

En una democracia, el Gobierno se basa inevitablemente en la confrontación entre la mayoría y la oposición. En un contexto de globalización y universalización que ya debilita los principios revolucionarios hacer cómo funcionar una democracia alternativa como los nuestros? Si nuestra situación se deteriora, no es más que el reflejo de la dificultad, la insuficiencia y la incapacidad por parte del Comité nacional que debe proponerse una elección de sociedad clara que tiene en cuenta los valores que constituyen el zócalo de nuestro compromiso. Hay también, la quiebra de las élites y, en paralelo, la desaparición de una fuerte representación, símbolo de un pueblo unido en torno a intereses idénticos. El problema es que la representación actual es contraria a la unidad nacional y pone en entredicho y los intereses nacionales. Esta representación es incapaz de solucionar los problemas de los sahraouis, no hace más que reforzar la subida del comportamiento de “chacun-pour-soi”. Se se encuentra entonces en la situación de inmovilismo que caracterizó nuestro poder desde 1988. Nunca la demanda pública no habrá parecido tan favorable al cambio del Comité nacional como hoy. Todo el mundo a bien conciencia de esta necesidad, el tiempo cambia, es feliz. Pero es necesario tener la honradez de decir que este combate para el cambio sobrepasa de sobra el que, de un momento a otro, lo lleva o lo personifica en sus funciones o en sus responsabilidades. Este combate está entre las manos de los que quieren hacer mover las cosas en interés general, y luego los otros, los indécrottables, los partidarios del statu quo y sus privilegios. Este combate es un combate para el cambio político y social, es el de todos los nacionalistas, es pues el de los todos sahraouis. Al duodécima congreso, tenemos la posibilidad de renovar profundamente el Comité nacional. Será el momento de enviar un nuevo mensaje a Marruecos y a los jóvenes Sahraouis que abandonaron los campamentos y el combate. Es urgente actuar para invertir la opinión de estos jóvenes que consideran que un Comité nacional confisca el poder sin cara. La solución no puede residir sino en la apertura de nuestro aparato político. Si queremos ser más fuertes para los próximos años, es necesario realizar un esfuerzo importante en este próximo congreso. Debemos hacer surgir una nueva generación de responsables políticos. Si queremos mejorar nuestra imagen exterior y dentro, es necesario una nueva generación, dinámica, graduadas, que personifican la voluntad del pueblo Sahraoui de hoy. Los sahraouis están dispuestos a hacer confianza a las personas de buena fe, razonable, demócrata. Los sahraouis tienen necesidad y exigen que no se les dicen más historias, sobre todo no la zanfoña historia de las unas contra otros. Raramente un congreso habrá reunido tantas esperanzas en él, a la vez porque el Comité nacional está en crisis y porque se trata de un hastío general. El F.Polisario no puede ignorar más la crisis política, ni la demanda ciudadanas creciente sobre este tema. En la actualidad, la urgencia nacional es tal que esta situación artificial e incoherente no es ya aceptable. Ha pues tiempo para el F.Polisario de reformar su cuerpo político. Debemos conseguir, si queremos conquistar nuestro a Independence que debe hacerse pasar nuestras ideas, explicar que el F.Polisario, y el pueblo Sahraoui en particular puede aplicar una política inspirada por un individualismo democrático que se inscribirá en una acción colectiva, organizada, dónde cada uno puede desarrollarse en armonía. El F.Polisario es indudablemente un éxito histórico del pueblo Sahraoui, ha permitido realizar un sueño Sahraoui esperado desde siglos y construir un espacio de libertad y democracia para todo el Sahraouis. Pero, somos ahora a un cambio de dirección histórico en nuestro combate para la independencia. Marruecos entró en una fase más agresiva y no deja de desplegar su programa político, económico y social para la integración de la zona ocupada del Sahara Occidental. Es hora de volver definitivamente a la página de la división, y de hacer mover las cosas en el sentido de una mejor respuesta a las necesidades del Sahraouis y de una adaptación de nuestra sociedad que garantiza más democracia y solidaridad. Es cierto que es volviendo a dar de la respiración a nuestra política y orientándolo hacia la primer preocupación de los ciudadanos que estos últimos encontrarán la confianza en el proceso de independencia que falta hoy. Nuestra tarea consiste en renovar y reforzar nuestro estado con un nuevo impulso que hace una nueva fuerza a nuestro combate. Debemos definir, para eso, un nuevo conjunto de derecho y de deber que debe ser la base de un nuevo contrato entre los ciudadanos y el poder. Deberemos restaurarnos la confianza del Sahraouis respecto a sus instituciones, para eso es necesario que los objetivos fijados para el 12. congreso sean:
- Una renovación honesta y exigente para el futuro de nuestra causa nacional y para no niños, ya que es para ellos que debemos pensarnos en la renovación del F. Polisario.
- es necesario reconstruir sobre los valores que forman la columna vertebral de nuestra revolución: el papel del estado, el sistema educativo, el sistema de salud, la justicia, la libertad, la igualdad, la solidaridad.
- Volver a dibujar claramente la identidad sahraouie y ver en qué direcciones debemos avanzar nuestras propuestas para afirmar una coherencia política.
- Debemos hacer balance de nuestros valores y el sentido que les damos. Es necesario preguntarse sobre el papel de la cultura, sobre el papel de la memoria y sobre también las condiciones políticas y sociales que permiten tener una sociedad abierta sobre el mundo.
- Es seguramente necesario tener una reflexión específica sobre el estado de nuestro modelo económico, sobre sus debilidades, sobre las vías y los medios de su renovación para erradicar la gran pobreza, y la independencia de la ayuda humanitaria para permite al individuo acceder a autonomía y a la responsabilidad.
- Es necesario preguntarse sobre la necesidad de colectivo y la libertad individual en nuestra sociedad, y también, la necesidad de compromisos comunes y las aspiraciones a la norma, a la autoridad, al orden.
- Debemos encontrar las vías de un nuevo sistema político y social que tenga en cuenta las aspiraciones de los sahraouis y el período en el cual vivimos.
- Debemos reafirmar con fuerza que el respeto de la independencia del pueblo sahraoui es indispensable más que nunca para el desarrollo y la seguridad de la región.
- Debemos enfrentar nuestras ideas con la realidad para para ser los más eficaces posibles, el pueblo sahraoui hizo su adaptación? ¡sí, desde hace varios años, pero esta vez, va a escribirlo!

La elección se debe! Ya que, lo que falta más a nuestros conciudadanos, es la esperanza de un verdadero cambio. Es un trabajo que no se publica pero se hace, y que requiere humildad, el valor, de la determinación. Debemos afirmar que el futuro no es lo que va a llegar, pero, es lo que vamos a hacer. Estarán a la altura de este lo que está en juego? Eso sólo dependerá nosotros.

Salah Khatri
6/11/2007
--------------
Esto texto esprime la opinion del autor y no de los moderadores del foro. Ce texte exprime l'opinion de l'auteur et n'engage pas les modérateurs du forum. This text exprimes the opinion of the author and not of the moderators of the forum.
Share/Bookmark