7.12.14

Las secuelas socio-políticas del refugio prolongado de los saharauis en los campamentos de Tinduf en Argelia

por Lehdia Mohamed Dafa

Hace 39 años que algo menos de la mitad del total de la población saharaui, entre 80.000 y 165.000 personas (según la fuente que se consulte), viven como refugiados, dependiendo de la ayuda humanitaria, en los campamentos próximos a la ciudad argelina de Tinduf.

Lo que iba a ser una situación de refugio provisional, para una población que huía de la ocupación marroquí del Sáhara Occidental, y los bombardeos de su aviación, se ha convertido en un nuevo hábitat permanente, en mitad de la nada, bajo la administración del Frente Polisario con el consentimiento y apoyo de Argelia.

La hamada no reúne las condiciones adecuadas para soportar durante décadas el peso de una concentración demográfica como la de los campamentos, lo que está provocando graves problemas de salud.

Como tampoco es fácil soportar que el pasado se proyecte eternamente sobre el futuro negando a cada una de las mujeres, de los hombres, de los jóvenes y de las familias saharauis la posibilidad de rehacer su vida dignamente y de forma autosuficiente, mientras siguen luchando por recuperar la soberanía sobre su territorio.

Al margen de los importantes y variados aspectos, que a causa del refugio prolongado, inciden directamente en la salud psicofísica de la población saharaui, la casi total dependencia de la ayuda humanitaria está minando la autoestima de un pueblo y el necesario espíritu de superación de las personas.

Hoy, viendo el actual estado de cosas, una buena parte de los refugiados han dejado de ser aquellos militantes comprometidos con una causa, que fue revolucionaria, por la que estaban dispuestos a trabajar generosamente para el bien común, e incluso a dar su vida como hicieron nuestros mártires en la guerra.

Nuevas generaciones nacidas en los campamentos luchan desesperadamente, día a día, por buscarse la vida, por salir adelante, sin apenas esperanza. La proverbial nobleza y dignidad de la mayoría de los saharauis ha ido dando paso a situaciones de dependencia y subordinación, por la que se acaba tolerando y transigiendo, como algo inexorable, el  actual sistema de administración y las prácticas políticas del F. Polisario.

Fruto de esta situación de apatía política, falta de ideales e incapacidad para adueñarse del futuro, han empezado a surgir fenómenos sociales hasta ahora desconocidos en los campamentos, como la delincuencia juvenil o el avance de las adhesiones a las versiones mas rigoristas del islam, con las consecuencias de inestabilidad social que a buen seguro ocasionarán en el futuro.

En las “altas esferas” el refugio y el ejercicio prolongado del poder ha dado lugar a lo que se podría considerar como un permiso compartido o connivencia para patrimonializar las instituciones o dicho de otro modo a servirse del cargo en beneficio propio, lo que algunos han llegado a justificar como un cobro de los sacrificios antaño realizados. Y como era previsible, acompañado de nepotismo. Cada vez pueden verse mas a familiares directos de los actuales dirigentes empezando a ocupar cargos de relevancia, preparándose para el relevo en un futuro no muy lejano. Pero conviene saber que la legitimidad de estos ya no será la misma… lo que también será un nuevo factor de inestabilidad.

Además, el refugio prolongado, en las condiciones antes descritas de los campamentos, ha sido el principal causante de lo que podría denominarse “fuga de cerebros” especialmente médicos y otros profesionales, y de todos aquellos saharauis con capacidad y recursos, para conseguir documentos de viaje (pasaporte, visados, etc. ) La diáspora saharaui, establecida fundamentalmente en España y otros países de Europa, está generado un proceso centrífugo de fragmentación, que hará cada vez mas compleja la conjunción de intereses y la complementariedad de estilos de vida a la hora de tener que compartir un hipotético espacio político común.

Lo que hasta el alto el fuego, en 1991, llegó a ser el mayor pecado social: el tribalismo político, ha ido, soterradamente, recuperando protagonismo y sirviendo de orientación en las relaciones sociales. No se trata sólo que se considere buen gobierno a un reparto equilibrado de cargos entre las distintas tribus, ni siquiera que siga existiendo un Consejo Consultivo compuesto por los chiujs a los que el presidente Mohamed Abdelaziz hace muy poco, de forma personal y explicita, les reconocía la autoridad como los auténticos representantes del pueblo saharaui (sic), es algo mas: el Corán sacraliza la organización tribal, y ningún buen musulmán la puede condenar o reprimir. Se requiere una autoridad moral y política, de la que los actuales dirigentes carecen, para lograr, con argumentos y proyectos ilusionantes, que el tribalismo quede reducido a la esfera de la ayuda mutua y el orgullo de un origen común, en el ámbito de la familia extensa, que es la tribu. Las rivalidades tribales o las aspiraciones de alguna de las mas importantes serán inevitablemente un factor estructurante del nuevo orden político.

Un diplomático francés dice en la película de J. Bardem “Hijos de la nubes” que “la solución del conflicto saharaui es la no solución”. Esto es intolerable. Es cierto, que como en cualquier otra parte, hay una serie de intereses creados que pretenden y hasta ahora lo han conseguido, que las cosas permanezcan como están. Por duro que sea, en algún momento, habrá que hablar claro y arrojar luz sobre esos actores y sectores interesados objetiva y patrimonialmente en mantener el statuo quo. Algunos están en la mente de todos y aunque sean poderosos tienen los pies de barro; pero otros, en cambio, nos duele por ser hermanos, y me estoy refiriendo a muchos saharauis del territorio ocupado, que con distintos argumentos abogan porque los refugiados permanezcan en Argelia….

A su vez la disidencia, tanto organizada como Jat Chahid, como los que se manifiestan a título personal, ha ido germinando, y juega no sólo una función critica que invita a la reflexión, sino que construye un relato alternativo a menudo mas atractivo, también por novedoso, frente al anquilosado discurso oficial y las frases hechas o meras consignas, que bloquean el análisis objetivo y el cuestionamiento crítico de la realidad.

Mientras en los campamentos, sin que puedan calificarse de disidencia política, pero si de desacuerdo con las actuaciones del gobierno, se han producido actos de protesta, tanto ante la sede de ACNUR, como ante la “casa amarilla” de la presidencia. En algún caso duramente reprimidos por unidades especiales de intervención, dando lugar a detenciones, encarcelamientos y heridos graves.

La situación está requiriendo, con urgencia, que nuevos actores políticos dentro o en los márgenes del Polisario promuevan una regeneración global, de carácter democrático, que permita recuperar la confianza en las instituciones y los dirigentes, la ilusión en los objetivos y una política realista en la que los únicos intereses que primen sean los del conjunto de la población saharaui.

Lehdía Mohamed Dafa
lehdia.m.dafa[at]gmail.com
7 diciembre 2014

-------------- Este texto expresa la opinion del autor y no de los moderadores del foro.
Share/Bookmark

2 comentarios:

SALEC BRAHIM dijo...

tienes toda la razon y sobre,la firma del cese el fuego en el91 fue una trampa ,o sea un fracaso .El fracaso es una gran oportunidad para empezar otra vez con más inteligencia. saludos

Med Al dijo...

Un articulo muy interesante, totalmente de acuerdo contigo, pero podrias haber hecho mas hincapie en el tema de las drogas, y lo peligroso y catastrofico para una pequeña colonia como la saharaui, su consumo.Hasta el momento no se esta tomando en serio este tema, nada de medidas preventivas, control etc.. pero de aqui a pocos años cuando empiezan aprecer y aumentar la cantidad de drogo-dependientes, seria una problema de los mas graves a la que nos podemos enfrentar.