18.9.08

LA CULTURA Y LA DIMISIÓN DE JADIYA HAMDI

Haddamin Moulud Said

La nueva ministra, nada más estrenar el cargo publicó, en su día, una carta abierta sobre la cultura. He aquí un comentario.
La mera existencia de un Ministerio de Cultura es anticultural. La Cultura, con mayúsculas, es patrimonio de la sociedad civil. Su sede natural es la sociedad civil. Su estatalización y conversión en un Ministerio al servicio del Estado, cualquier Estado, es un atentado dirigido a destruir los cimientos telúricos sobre los que reposa la Cultura. Todo ello, a menos que el Estado se limite, exclusivamente, a promocionar la cultura.
Pero cuando el Estado se erige en el guardián de la cultura, en el artífice de los valores culturales, entonces la cultura pierde sus esencias naturales. Desgraciadamente, en amplias partes del planeta, los Estados se han convertido en los mayores asesinos de la cultura. Su excesivo intervencionismo ha dificultado el deseado retorno a la naturalidad instintiva de la expresión social de la sinceridad y el conocimiento, que es la cuna de la cultura.
Como, acertadamente, afirma Chiaa. Nayem en www.upes.org, el concepto mismo de cultura es de aparición reciente en la lengua árabe. Ello deriva, indudablemente, de la escasez originaria de elementos palpables o creaciones humanas que pudieran servir de sujeción al término cultura. En efecto, las sociedades nómadas, a diferencia de las sedentarias, tenían una producción cultural bastante incorpórea, basada casi en exclusiva en la producción oral. Ello justifica, la aparición tardía de un término bastante ligado a las creaciones no orales del hombre.
Más allá de las disquisiciones filosóficas sobre la cultura, el debate que aquí interesa, es la forma en que los saharauis han de abordar el fenómeno cultural.
Desde un punto de vista exclusivamente cultural y políticamente aséptico, cabe afirmar que lo sucedido en los últimos cuarenta años, se puede resumir en la toma del poder por un grupo social determinado que, valiéndose de ese poder, ha alterado por completo los elementos más vistosos de la cultura que venía rigiendo, en el Sahara Occidental, desde hace siglos.
Las estructuras sociales y políticas, que son el sustrato sobre el que se sustenta la cultura ya venían languideciendo desde la época tardía del colonialismo español. Pero ya en la Hamada argelina, la sociedad se vio asediada por una serie de circunstancias demasiado poco benignas, que dificultaban sobremanera un desarrollo cultural propiamente dicho debido, fundamentalmente, a que, además de las condiciones puramente climatológicas, las condiciones sociales y políticas se interponían en el camino entre el hombre y la cultura entendida en el sentido clásico del término.
Es decir, la creación del Estado, ha resquebrajado, por completo, los esquemas tradicionales sobre los que venía desarrollándose la cultura tradicional saharaui. Ello es así, hasta el punto de que lo que popularmente se denomina “cultura tradicional” ha adquirido plena naturalidad. Curiosamente ya existe, entre nosotros, algo que se denomina cultura tradicional. Es decir, la sociedad ha asumido el cambio. Ha bendecido el hecho de que, con la creación del nuevo Estado saharaui, se aspire a construir nuevos elementos de referencia cultural.
Es evidente que esa titánica tarea de construcción de referentes culturales novedosos, gira en torno a la política. La política del Estado, se entiende, por que es éste el único con capacidad para promocionar lo que se le antoje. De ahí que lo que haga o deja de hacer el Ministerio de Cultura, tenga que ser escudriñado con lupa, para asegurarnos de que las autoridades del ramo, quieren asirse a los nobles valores de la arabicidad, la africanidad, el islamismo y el humanismo para, de ellos, libar las esencias que han de impregnar esa cultura de novedosa creación.
Vivimos, pues, en un puente entre dos estadios. Embebidos de la denominada cultura tradicional, aspiramos a construir una moderna cultura que facilite nuestro progreso social y humano. Habiendo renunciado a nuestra cultura tradicional, deseamos redefinir los esquemas de una nueva cultura que, manteniendo algo de nuestra propia cosecha, nos facilite el progreso y el desarrollo.
Llegados a este punto, cabe preguntarse qué misión puede tener un Ministerio de cultura en tales circunstancias?
Quizás la primera medida que debería tomarse sea la dimisión inmediata de la ministra de cultura. Porque, en efecto, constituye un escándalo de dimensiones colosales, que el Jefe del Gobierno, Sr. D. Abdelkader Taleb Omar, no encuentre otra persona para el Ministerio de Cultura que no sea la primera dama.
En todo caso, resulta evidente que la presencia de la primera dama en el Gobierno genera enormes desequilibrios interministeriales, puesto que nadie sabe si los asuntos del Ministerio de Cultura se resuelven bajo la luz del Consejo de Ministros o en la oscuridad del lecho conyugal del Presidente.
Ya se ha dicho en esta misma web. A ojos de la sociedad, la licitud moral que ampara el maridaje presidencial, nada más despuntar el alba, se torna en inmoralidad pública que se proyecta sobre su cohabitación política. Porque en el fondo de la cultura aún pervive el rechazo al exceso de exhibicionismo de ese pasearse cogidos del brazo propio de otras culturas. Y desde luego que la exposición pública que exigen sendos cargos políticos no casa con el pudor y pundonor propios de nuestra cultura.
El enorme daño, por otra parte, que tan desacertada decisión está causando a nuestra imagen en el escaparate exterior exige una inmediata remodelación del Gobierno que permita la salida de la primera dama.

Haddamin Moulud Said, Valencia (España), a 18 de Ramadhan del año XXXV de la creación del F. POLISARIO.
ibnuabirabiaa@yahoo.es


-------------- Este texto expresa la opinion del autor y no de los moderadores del foro. Ce texte exprime l'opinion de l'auteur et n'engage pas les modérateurs du forum. This text expresses the opinion of the author and not of the moderators of the forum.
Share/Bookmark

12 comentarios:

Anónimo dijo...

Jadija, sea o no ministra, sea o no la esposa del Presidente, los rayos del sol de la hamada le atraviesan diariamente el cráneo y su cuerpo se hunde empapado en los sudores provocados por el fuerte calor. Trabaja por la causa como nadie, aporta a la causa lo que no aporta ningun acomodado de la diaspora. Fuera del hecho de ser la primera dama, es una mujer muy competente, culta y trabajadora y tiene derecho a tener aspiraciones como cualquier otra militante del Frente Polisario. Ya lo vuestro tira a la obsesiόn. Personalmente, tuve el gusto de tratar con esa dama. Si hay alguna mujer que sea digna de ser la primera dama es ella. Si hay alguna mujer que sea digna de ser ministra es ella. Su inteligencia, su amabilidad y su sencillez son motivos de inspiraciόn para muchos y muchas. Recuerden aquella primera dama que con su propia voz cubria las festividades en Tifariti. Qué primera dama del mundo lo hace? Esto esta girando para volverse ya acoso. Es una vergüenza que nos callamos cuando debemos condenar lo que se publica en ARSO y nos volvemos contra nosotros mismos. Compaňero, escribe un articulo contra las difamaciones de Babeh Chej y Ali Lembarki y deja Jadija en paz, que por muy ministra que sea aporta mas que todos nosotros juntos.
Mohamed Mahamud Embarec

Anónimo dijo...

Un excelente articulo y una sabia sugerencia.
Yacob el sincero

fatimetu dijo...

Que alguien como usted que es abogado con estudios y formacion y sea tan rancio, casposo y machista yconservador me sorprende. Debería uste haber pedido la dimisión del presidente.

Anónimo dijo...

Me temo que esta opiñon se pueda tachar de muchos adjetivos y que conste que no es mi caso.Personalmente no entiendo la condicion impuesta de que una primera dama no tenga derecho a ostentar cargos publicos.Si la critica se hubiera dirigido a los que ostentan cargos publicos por la incapacidad o incompetencia de ejercer y asumir sus responsabilidades , se hubiera entendido perfectamente , pero simple y llanamente hacerla(la critica) por vinculos conyugales , no creo que tenga en el fondo nada que nos satisface como saharauis nuestras ansias de construir un estado moderno con nuestras propias capacidades.Pesonalmente no la conozco pero oigo mucho halagar su capacidad intelectual y activa , tambien tengo constancia de sus brillantes y contundentes intervenciones en encuentros y foros internacionales sin pasar por alto sus academicas contribuciones en UPES y otros medios.Matamajeinzu.

Anónimo dijo...

Sr Hadamin admiro tus escritos y sobre todo la critica constructiva,pero francamente Jadisa,independientemente de su condicion de Primera Dama,creo que esla unica,en ese gabinete que merece el puesto-por lo menos en lo que a capacidad se refiere.Hay otros(muchos)que estan alli y brillan por su incopetencia y su historial(jugadores de casino,traficantes,torturadores,etc),por lo menos Jadisa y eso cuenta a su favor tiene un histirial limpio a diferencia de esa inmensa mayoria.
Abu Ali lili(Una Victima Viviente)

Anónimo dijo...

Prece que algunos no se enteran, sera capaz, preparada, et.etc, pero en política y en la morálidad pública hay cosas que no se pueden tolerar y lo de Jadiya es uno más:Quiera ella o no no, se le podrá juzgar jamás, como una ciudadana que es ministra, sino la ministra que además es esposa del presidente y además es miembro del S.Nacional y eso, para la tarea que desmpeña y en todos los manuelas de la administración pública, es un lastre; para ella y la bien comun: porque confluyen intereses personales y colectivos, informacion privilegiada, influencias, privilegios y ventajas, en comparacion con el resto de sus compañeros y eso, es inaceptable y es mejor que conserve su puesto en el Secretariado nacional, porque es resultado de resultados democrñaticos (con independencia si debia o no presentarse) y que dimita del ministerial, por el bien el interés general y el suyo particular.

Haddamin Moulud Said dijo...

PARA Mohamed Mahmud Embarec.

Empezando desde el final de su post: No tiene Usted ninguna autoridad para dictar, a los demás, ningún guión. Absténgase, pues, de decirle a los demás lo que tienen o no que escribir o dejar de escribir. No es de recibo, Sr. Mohamed Mahmud Embarec, que Usted venga ahora a decirnos, a los demás, los temas sobre los que debemos escribir y los que no. Si a Usted le preocupa lo que escriben Babeh Chej y Ali Lembarki ese es su problema. Yo, ni siquiera, los leo.
En cuanto a su repentino acceso de idolatría. Permítame decirle que yo no he puesto en duda la valía casi mítica que Usted le atribuye a esta dama. Ya se ha dicho (http://saharaopinions.blogspot.com/2008/01/decepcin-por-la-ausencia-de-cambios.html) que no son sus virtudes o méritos o la carencia de éstos lo que la inhabilita para tal cargo. Es una cuestión de poder. La alta condensación de poder en una misma familia constituye un auténtico ataque a la dignidad del pueblo. Si ya es inadmisible la alta concentración de poder que atesora el Presidente, no digamos si se le añaden las parcelas de poder donde manda su mujer. Eso, lo que quiera ver Usted o no, constituye un atentado contra la dignidad del pueblo. Los niveles de endogamia política alcanzados violentan ya, incluso, las leyes mendelianas de la genética y eso, hasta en los guisantes, es inviable. Porque cuando una casta política (en este caso familia) puede mover el país, aunque sea con la palanca de la inteligencia, el mérito y la capacidad, eso es una señal inequívoca de la deriva hacia el totalitarismo.
Todo el brebaje que le ha servido para ensalzar las virtudes de esta Señora sería aplicable a todas las mujeres, maridos, hijos, hijas, cuñados y concuñados de toda la clase política. En consecuencia, tampoco, podríamos alzar la voz si las esposas, maridos, hijos…. de nuestros dirigentes ocuparan otros cargos del Estado.
Son, pues, otras razones, Sr. Mohamed Mahmud, las que desaconsejan tales designaciones. A Albert Einstein le ha sido ofrecida la Presidencia del Estado de Israel y la ha rechazado. No creo que nadie ponga en duda el coeficiente de inteligencia de Einstein.




PARA Fatimetu.

Un breve post de 21 palabras, de las cuales 15 se dirigen a mi persona y sólo 6 al asunto en cuestión. Conclusión: no tengo necesidad de defenderme en arso.



PARA Matamajeinzu.
Tengo que reconocer que el nickname utilizado constituye, per se, una prueba de la afinidad de pensamiento o, al menos, invita a ello.
Pero en efecto. Cuando quienes ocupan los más altos rangos y magistraturas del Estado llevan más de treinta años apoltronados en el poder, ningún cónyuge tiene derecho a cargo político alguno. Es más, tanto el cónyuge como los demás familiares deberían recluirse en la más absoluta privacidad. O es que a caso no existe ningún saharaui con derecho a ser Presidente en estos treinta años y, tampoco, existe ninguna mujer, distinta a la primera dama, para ser ministra de cultura.
Sólo la pobreza intelectual y el sentido conspiratorio del poder justifican que nuestra clase política no haya cambiado en treinta años. Y si ya hemos tenido bastante con ellos, ahora, tenemos que bregar con sus esposas, hijos e hijas?.

Anónimo dijo...

No logro entender la contradiccion en que se ha mezclado el autor, es decir si esta contra la institulizacion de la cultura rotundamente, o contra el hecho que sea la primera dama quien la dirige.
Amigo.. todos sabemos y de sobra que la Direccion del POLISARIO, ha demostrado su gran INcapacidad y su medicridad a lo largo de estos ultimos años, y la muy mala gestion del movimiento, consistente en la Disolucion sistematica del Ejercito, la perdida de todos los logros, y la desconfianza en el futuro que padece cada uno de los saharauis.
Sabemos que el POLISARIO necesita hoy y mas que nunca que los que aqui escriben, como usted y el señor Mohamed Mahmud Embarek, que al igual que tu incide en muchas incongruencias, deben de llamar la atencion de esta Direccion a que corrija el rumbo, en lo que respecta al destino, y deben de dar
del Polisario y a este, no una imagen congelada global sacada del espejo de los años de Gloria,sino una RADIOGRAFIA detallada y credible del estado actual, si lo que quieren es que se llegue a algo.
Y hablando de cultura, lo que la ha ido destruyendo y desviando mas que los Estados, son los Intelectuales con los que el PODER suele contraer los llamados MATRIMONIOS DE GOZO, ( ZAWAJ AL MUTAA), eso es lo que ha ido destruyendo la Cultura desde la epoca pos HUNEIFA.
La señora Ministra de cultura, es desde el punto de vista cultural la persona mas capacitada que toma la rienda de esta cartera hasta ahora, porque los dos precedentes Ministros, no te digo..... y el hecho de que sea la mujer del Dictador, no debe ser motivo para privarla de lo que pueda desempeñar, ni motivo de descriminacion. See un buen jurista y juzga a la mujer como ministra y no por el lecho en que duerme, ni por las barbaridades que comete su conyuge.


YASLEM EL ANONIMO

Anónimo dijo...

Tienes razon, Fatimettu
Machismo, narcicismo y exhibismo, si cabe la expresion

Anónimo dijo...

Si sois tan intelectuales y capaces como para criticar y analizar, ¿por qué no venís a poner en práctica las ideas y los cambios que exigís? ¿O es que tienen miedo de perecer en el intento?
En diecisiete años de mediocridad y corrupción del POLISARIO, es la primera vez que se acerta en elegir a un ministro, en cuanto a capacidad y formación... no importa si es la mujer del verdugo o como queráis llamarle, merece el puesto que ostenta. Si el error está en que es Primera Dama; ¿Por qué considerarlo error y no novedad? ¿O es error porque nunca se ha visto? Pues que sea la primera y que la gente se acustumbre... El hecho de no haberse visto nunca antes se debido, a mi parecer, a que los presidentes y Jefes de Estado se preocupan más por encontrar la mujer más bella y de familia rica...

Anónimo dijo...

A mi tambien me parece machista e indigno el articulo de Huneifa. Jadiya se diga lo que sediga es la persona idónea para el puesto de ministra de cultura. Es mujer, filóloga en letras árabes, graduada de una universidad árabe y le encanta la literatura. Está muy entusiasmada con el puesto, aunque habrán miles de cosas que no sabrá hacer o hará mal. Pide la dimisión de otros y vamos a darle una oportunidad a la ministra Jadiya.

Anónimo dijo...

Para Haddamin.
No sere yo quien entrara en polemica , ni mucho menos por una opiñon a la que tienes todo el derecho del mundo , pero a juzgar por tus replicas , solo me queda recordar el sabio proverbio saharaui : Nosotros le echamos incienso y ella ........
Matamajeinzu.