15.9.08

La juventud saharaui; entre la identidad bidán y las culturas importadas

por Zrug Lula

La cultura del pueblo saharaui es de tradición oral, debido al carácter beduino de la sociedad, algo que la expone al riesgo de perderse con el tiempo. El descuido o negligencia que puede sufrir la cultura saharaui influye directamente, no solamente en la lucha del pueblo saharaui por la existencia, sino también en la pérdida de una importante herencia del patrimonio bidán, que representa a su vez parte del patrimonio universal.
Cuando el pueblo saharaui fue obligado a abandonar su tierra, a base de bombas y mezquinos, su cultura empezó a experimentar el inicio de su detrimento. Fue una fragmentación entre el exilio y la ocupación; el primero representaba el borde del infierno y el segundo la imposición de una nueva idiosincrasia importada por los colonos.
La vida en los campamentos de refugiados de Tinduf fue, más que un reto, una aventura contra las extremas condiciones del exilio y la falta de los más elementales medios de supervivencia.
A pesar de todo, el Frente POLISARIO supo enfrentar esas condiciones y garantizar a todos los niños la posibilidad de continuar-realizar sus estudios. Entre la campaña de alfabetización y el beneficio de las energías de los pocos profesionales jóvenes que llegaron al exilio, las autoridades saharauis lograron establecer uno de los sistemas educativos más eficaces del continente.
Sin embargo, las posibilidades y medios del POLISARIO eran muy limitadas, algo que llevó a la búsqueda de otras formas de garantizar a los niños la oportunidad de cumplir sus estudios, con el propósito de conservar los logros y tomar el relevo en la lucha por la libertad e independencia de nuestro pueblo.
Después de cumplir los estudios medios, los niños saharauis eran-son enviados a países como Argelia, Libia y Cuba para continuar sus estudios superiores.
El envío de los niños a países extranjeros representó un sacrificio para las familias saharauis, quienes tenían que separarse de ellos por un largo tiempo, aunque comprendían que aquella decisión representaba la única forma de asegurar su futuro. Y efectivamente, después de ocho, diez o quince años los niños regresaban como médicos, ingenieros, maestros, técnicos y profesionales en casi todos los campos de la vida.
Esta política del POLISARIO tuvo una ventaja para la educación de los niños, quienes además de formarse para el futuro, tenían que estar preparados para proteger y conservar su propia cultura e identidad. Sin embargo, la desventaja recayó en el deterioro de la cultura e idiosincrasia de los niños, quienes necesitan que algún mayor esté siempre a su lado enseñándoles y recordándoles quiénes son y por qué están ahí, principalmente al inicio de su estancia cuando aún tienen una edad temprana.
Aunque al inicio, y a pesar de las dificultades, las autoridades saharauis enviaron a mentores-maestros del idioma árabe(por lo menos a los que fuimos para Cuba,), con el objetivo de mantenernos en contacto con el idioma y la cultura, aquella iniciativa no duró y los niños fueron creciendo con una identidad doble cubano-saharaui que hoy día se conoce como “caribeña”. Y eso, a pesar de la mejora de las posibilidades de comunicación. El único factor que ayudó en que nuestra identidad no se perdiera por completo fue la ventaja de encontrarnos a todos estudiando en la misma escuela, al menos hasta trasladarnos a la universidad. Los cubanos nunca trataron de imponernos su cultura ni ideología sino al contrario, siempre nos animaron a demostrar quiénes somos e impulsaban las actividades de intercambio de conocimientos entre nosotros y los diferentes extranjeros que estudiaban en su país.
No obstante, es triste ver hoy día que los que actualmente estudian en Cuba vienen demasiado transformados que parece habían nacido ahí y los de Argelia, un país relativamente cerca, están aún más influenciados y basta con sólo fijarse en su forma de hablar, su comportamiento y sus gustos.
Esta pérdida de identidad se debe a dos factores principales; uno es la falta de estrategias y programas de instrucción para la juventud, dentro y fuera de los campamentos, y el segundo es el deterioro del sistema educativo en los campamentos de refugiados.
La protección de la identidad saharaui es responsabilidad de todos nosotros, principalmente las autoridades. Mientras más se alarga el conflicto, más se encuentra amenazada la cultura-identidad del pueblo saharaui, al no ser que se tomen a tiempo las medidas necesarias para evitarlo.
Marruecos está tratando de marrcanizar por la fuerza a nuestros compatriotas en los territorios ocupados, por lo que cualquier negligencia hacia la cultura de nuestro pueblo sería como una traición a los ideales por los que cayeron miles de mártires saharauis. Es un deber y una obligación de todos nosotros, principalmente los jóvenes, conservar y desarrollar nuestra cultura no importa donde estemos.
En la primera semana del próximo mes de diciembre se va a realizar el Festival Nacional de la Cultura y las Artes Populares, el cual estará acompañado por una Seminario Internacional sobre la cultura del pueblo saharaui. Están programados realizarse conferencias, talleres y otras actividades con intelectuales saharauis y extranjeros. Cualquier contribución que se puede realizar sería, no solamente un aporte de gran valor a la conservación de nuestra cultura, sino también una razón más del derecho de nuestro pueblo a la existencia.
14.09.08
Zrug Lula
--------------
Este texto expresa la opinion del autor y no de los moderadores del foro.
Ce texte exprime l'opinion de l'auteur et n'engage pas les modérateurs du forum.
This text expresses the opinion of the author and not of the moderators of the forum.

Share/Bookmark

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Los estudiantes en Argelia y Libia pasan las vacaciones de verano en los campamentos, lo cual les permite reanudar los lazos con su identidad de origen. Desgraciadamente, eso no es posible con los que estan en Cuba, a causa de la distancia y la carestia del viaje. La experiencia demuestra que la persona por muy inlfuenciada que esté por el medio en el que se desenvuelve nunca olvida su origen y cuando vuelve a su pueblo siendo aun joven se reintegra facilemente.

Anónimo dijo...

A nuestro entender, la identidad y la cultura de cualquier nación se conservan abriendose al resto de culturas, y no encerrandose en una jaula de arcaicas tradiciones y costumbres medievales que para colmo no nos identifican ni nos diferencian de los demás por el mero hecho de que forman parte de un pasado común a todos los pueblos. En España los saharauis por ejemplo estan volcados en que las mujeres lleven la "melhfa" como seña de identidad en el momento en el cual niguno de ellos lleva la "dará" salvo en situaciones concretas como las manifestaciones.
A nivel oficial hoy por hoy no se hace casi nada, por divulgar o hacer conocer la cultura saharaui. La señora ministra de cultura ha estado durante el verano en España promocionando el mencionado festival internacional de cultura que se celebrará en diciembr en los campamentos. Ella se ha reunido por ejemplo con intelectuales españoles, pero no se molestó en hacer algo similar con los saharauis. O sea son los extranjeros "nasraniin" que tanto rechazo nos crean cuando se toca nuestra ientidad los que estan llamados a aportar ideas para un evento tanto importante y no los que se supone que son los veraderos vehículos tanto de divulgación como riesgo de contaminar la identidad y cultura saharauis, o sea la diáspora en Europa. Es una gran doble moral a mi modo de ver. Pretender defender la cultura e identidad saharauis con melhfas, sanamana, emreifisa, el té verde a la bidan y "chad lajbar al matarah" por un lado, y con amigos extranjeros por otro, cuya cultura es tan ajena a la nuestra que la consideramos como un arma de destrucción y un peligro potencional para disolver nuestra identidad.
Una vez más remite a los que les interesa este debate a leer el libro de Amin Malouf "identidades asesinas".

Khaled

Anónimo dijo...

Po una vez, celebro el tono centrado del comentario del compañero Jaled. Esto por una parte y por otra, aun cuando estoy en total acuerdo con las ideas del compañero Zrug, quiero compartir con él, la siguiente reflexión en forma de matiz sobre una idea en particular: creo, que para los estudiantes que han estado en Cuba, la distancia, el convivir en una cultura diferente etc, etc- nunca, ha sido un impedimento para aportar de forma activa a la lucha de su pueblo, que por otra parte, no es posible-ese aporte- sino se tiene plena conciencia de la particularidad de nuestra cultura y de nuestra identidad. En otras palabras, el estar en cuba ha sido para los que alli han estudiado, una oportunidad y no una limitante. Solo eso, osea, ojo con querer destacar algo y se corre el riesgo en el mejor de los casos, de descriminar, como tán facilmente suelen hacer (involuntariamente?)ciertas personas incluso de nuestra clase dirigente que de forma sutil, tambien trasladan a ciertos colectivos sociales, por aquello de: "los cubanos o, los caribeños"- como de cariño pero a la vez con sentido perverso- o, en el peor de los casos, prestarse involuntariamente en dar falsos motivos a los enemigos de nuestra causa, reforzando sus delirios, tambien por aquello de "los menores raptados" y otras meneces sin sentido ninguno.
Larosi.

Anónimo dijo...

YO SOY UN CHICO QUE ESTUDIE EN CUBA Y ESTOY MUY AGREDECIDO AL F POLISARIO POR ABERME DADO ESA OPORTUNIDAD.
SOLAMENTE QUIERO DECIR QUE LA JUVENTUD MAS AGARRADA ALA CULTURA DEL SAHARA Y LA CAUSA SON LOS CIENTOS DE JOVENES QUE ESTUDIARON EN CUBA.

Emma dijo...

Yo soy una de las primeras estudiantes que estudiaron en Cuba,actualmente soy madre y espero que mis hijos hagan esta maravillosa experiencia.Gracias al F.Polisario y al estado Cubano soy una profesional en continua formacion en otro pais de Occidente.
La cultura y las raices siempre seran respetadas.
Creo que los Saharauis somos los unicos tolerantes gracias a nuestra formacion en todo el mundo,y pienso que el senor ZP cuando hable de Civilizaciones,piense un poco en nosotros como puente de union entre Iberoamerica-Africa-M.Arabe-Occidente.

kasandra ali mulay dijo...

salam alekim yo soy estudiante en españa estudio secretaria y solopido un deseo luchar cada dia mas por mi pais y decir a toda la juventud que nunca perdamos nuestra esperanza. Pronto seremos libres sahara hurra