26.1.14

LA POLVORA

por Abdalahi Salama Machnan

No enviéis a la papelera de reciclaje, ni archivéis los sucesos que han sucediendo estos días ante la oficina de la ACNUR en Rabuni como algo aislado. No los metáis en la atípica carpeta de publicidad al enemigo, porque no lo son. No lo hagáis, porque contienen avisos de dimensión colosal, peligros que se avecinan acaecidos por la deriva de la situación social y económica en los campamentos. El inmovilismo de la cúpula política haciendo ver que todo parece igual, aunque no lo es. No hace más que alimentar el descontento y elevar un escalón el nivel de indignación, la obligación oficial de rectificar y el miedo al contagio en otras partes de los campamentos son, probablemente, las más importantes lecciones políticas del momento. Y los más inquietantes avisos de futuro, mientras existan motivos que justifican las demandas sociales.

Vivimos en un surrealismo insólito, donde la metáfora bien valdría para dibujar nuestro panorama político actual, en el que no andamos faltos de personajes iluminados, ni de cómicos desmesurados, ni de plumas extravagantes que derritan sus tintas para el linchamiento mediático de quien alce la voz en contra de quienes han usurpado y monopolizado el nombre del POLISARIO. Y encima han gestionado y administrado mal durante la dos últimas décadas la estancia de nuestra población en los campamentos de Tinduf. No pretendo escaparme hacia quimeras quijotescas ni resignarme a vivir a oscuras, solo decir que los tiempos continúan cambiando, pero nuestra dirección se ha quedado en el Siglo XX. El mundo emerge y nuestra clase política no sabe cómo domesticarlo, dicen que representan a la gente, pero no están con la gente. Ni la atienden ni la entienden. Este hecho no parece perturbar gran cosa a dicha clase, se afanan en ampliar el trozo de pastel. Nuestra clase dirigente aparece como indiferente no solo ante los problemas de la ciudadanía a la que dice dedicar su empeño, sino también ante el desafío de la creciente diferencia social que se plantea producto de la alta corrupción, el clientelismo y el tribalismo. Aferrados a sus privilegios como si fueran náufragos, nuestros políticos se han vuelto tan insensibles que parecen robots primarios, dedicados a sostener el statu quo de sus cuerpos sin alma.

Nadie en nuestro parlamento ha pedido disculpas por su frivolidad política, por su incapacidad para mirar más allá de sus ensueños fantasiosos, por su falta de previsión para dotar al país de una legislación que impidiera el hundimiento de los débiles, el enriquecimiento de los desalmados, la financiación irregular y el clientelismo tribal. Ni nuestra historia colectiva ni nuestra realidad cotidiana les importa de veras; Solo la pericia de cada cual para presentarlas ante la ciudadanía en función de su particular conveniencia. Se han desperdiciado más de un millar de ocasiones, cuando la gente de manera pacífica, serena e inteligente comunico a sus representantes sus necesidades, sus quejas y su hartazgo. Han hecho caso omiso, entonces la gente acude a la vía de escape, a las movilizaciones, a la desobediencia civil o al país de Internet. Ese país virtual que se ha convertido en el muro de las lamentaciones, que en algunas ocasiones, sabe saltar de la frase al acto, del acto al rechazo y del rechazo a la revuelta. Incapaces de comprenderlo, es entonces cuando nuestra clase dirigente recurre a etiquetar a la gente de infiltrados, de plan del enemigo, engrasa su hostil maquinaria mediática para la manipulación de fácil arraigo en la opinión más sensible para frenar cualquier movilización. No saben corregir ante la protesta pacífica ni admitir el malestar social: Dios les ha negado esa humanidad.

Lo que nos pasa con la actual dirección, es que se ha encastillado en su propio aparato y asistimos a un menoscabo sistemático de nuestra capacidad de influir en la acción de gobierno. Cada vez somos más los excluidos. A veces nos expulsan, otras nos silencian. Mientras, la vida real de la gente se cae en pedazos. Ya nos mimarán el próximo congreso. Eso es, al fin y al cabo, la democracia de baja intensidad que nos venden.
Señores gobernantes hay INDIGNACIÓN ………

Pou Sahara Libre e Independiente

ABDALAHI SALAMA MACHNAN, BARCELONA.
26.01.14
sah_camaguey99[at]hotmail.com

 -------------- Este texto expresa la opinion del autor y no de los moderadores del foro.
Share/Bookmark

4 comentarios:

SAID dijo...

Casi todo lo que has dicho es la pura verdad,pero discrepo de la importancia que das a la pobre manifestación frente a ACNUR porque realmente ni siquiera es digna de mencionar más.Es un hecho aislado protagonizado por gente desconocida incapaz de explicarnos sus reivindicaciones reales.Ya que has hablado de los hechos producidos frente a ACNUR,no estaba mal mencionar lo que ha pasado en SMARA y explicar lo sucedido porque convendría bien siempro hablar de todo lo que sucede en los campamentos y no solo lo que queremos que la gente sepa.En lo demás creo que hablas de una realidad que dura mucho y hay que cambiarla cueste lo que cueste.saludos

Emmhammed Said dijo...

Muy estimado compatriota Abdalahi Machnan

Comparto absolutamente su opinion.

Hay que continuar informando a la opinion internacinal sobre lo que esta pasando no solo con nuestros hermanos en las zonas ocupadas, sino tambien, sobre la cruel y dura realidad de la gente que vive en los campamentos.
En este sentido y como continuacion de lo que Usted escribio, es necesario mencionar los incidentes que ocurren de manera frecuente en esos campamentos: enfrentamientos entre algunas personas con las fuerzas de seguridad del Polisario, huelgas, manifestaciones, incedentes mortales en la frontera y otros.
Aunque la solucion definitiva de esos problemas consiste en una solucion del conflicto.Pero como la cuestion del sahara esta en "Manos negras"; no podemos dejar que nuestros compatriotas en los campamentos continuen viviendo bajo ese sistema represivo que el Polisario mismo organizo.
Como solucion que pudiera mejorar la vida de nuestros compatriotas, es sin lugar a dudas, la aplicacion de la convencion de Ginebra relativa al Estatudo de refugiados.

Como solucion al tema del contrabando, yo pienso que los polisarios deben hacer un acuerdo con argelia y mauritania para crear una zona franca en la parte fronteriza donde se encuentran las fronteras de los tres paises, y solicitar de argelia que facilite de manera especial a los saharauis el comercio y las autorizaciones necesarias.
Otro punto importante es que el Polisario debe dedicarse mas a las zonas liberadas y al trabajo diplomatico y no a gobernar a los refugiados.
Sera mejor a que retire mucho personal de Rabuni y de esos campamentos y dedicarlo a las zonas liberadas con el fin de prepar una guerrilla que pueda amenazar al enemigo ( aunque ello constituya una violacion del alto el fuego, marruecos tambien lo hace y no pasa Nada )Hay que crear una nueva doctrina la cual debe estar enfocada en el fortalecimiento de la guerilla para la destruccion de los muros.
Otro elemento interesante, es el factor geografico de las zonas liberadas,hay que aprovecharlo al maximo para esconder material.

De lo contrario, marruecos esta feliz con la situacion actual, no hay guerrilla que pudiera amenazarle, los dirigentes estan mas liados con el tema de su gobierno en los campamentos o con sus asuntos personales.
Beni Hassan
Saludos cordiales

rafig mustahil dijo...

Comparto contigo lo dicho y te recuerdo que todo lo construido sobre la base del tribalismo termina esfumandose con el viento, espero que seamos conciente de que nuestros dirigentes estan matando a nuestra causa y nadie hace nada y les puedo asegurar que este historia tendra un fin i ojala que no sea triste pero los numeros del polisario cantan y lo hacen hacia abajo. Nuestra causa es justa pero antes luchabamos contra marruecos y ahora contra nuestros corruptos dirigentes...viva el pueblo saharaui

Malainin sueid dijo...

Camarada dila estoy totalmente deacuerdo contigo además de eso que has dicho yo tedigo más si no empezamos a curar el tumor se convertirá en cáncer y eso es muy difícil de curar. Un saludo y vivía la RASD libre e independiente