26.6.14

El general Bennani muere en Libia

por Haddamin Moulud Said

En 1992, Moumen Dioure, quería publicar en Francia, su libro “A quién pertenece Marruecos”. El eje principal del libro era una prueba de que todo Marruecos pertenece a Hassan II. La reacción marroquí fue tal, que Francia no tuvo más remedio que ceder a las presiones y expulsar, al pobre Moumen Dioure, hacia Gabón. Nada más aterrizar, la policía marroquí, lo esperaba en las escalerillas del avión.

El entusiasmo con que occidente aceptó y apoyó la invasión del Sahara Occidental por parte de Marruecos tiene, tal entusiasmo, su base en la división bipolar del mundo, entonces, vigente.

El interés de occidente en mantener a Marruecos bien provisto de toda clase de armas no procede del valor de Marruecos en sí mismo, sino del temor a Argelia y Libia.

Hasta varios años después de muerto Hassan II, cualquier crítica al régimen conllevaba a la prisión en Marruecos. Hoy, el mundo ha cambiado.

Los desastrosos viajes, en rigor safaris, del rey marroquí por África revelan por lo demás, que Marruecos, hace tiempo que había interiorizado la idea de que la geopolítica del Siglo XXI le es enteramente desfavorable. Normal. En la mayoría de las cancillerías, el personal laboral ha sufrido cambios sustanciales puesto que los nuevos trabajadores no tienen las mismas ideas de quienes habían vivido la guerra fría. Por tanto, son más permeables a las demandas, incuestionables demandas, que plantean los saharauis.

Los cambios de rumbo de la geopolítica, en el norte de África, son de tal magnitud, que hace pocas semanas asistíamos a lo nunca visto: el ejército argelino combatiendo codo con codo con franceses y americanos contra los yihadistas en el desierto de Libia.

Es decir, mientras Marruecos suspende las maniobras del AFRICOM, como hizo en abril de 2013, Argelia, no maniobra, sino que entra en combate, codo con codo, con franceses y americanos en la convulsa Libia. Mientras Argelia sale airosa en su empeño de aislar y mantener alejado a Marruecos de todo lo que tiene que ver con la seguridad en el Sahel, Al Sisi, el hombre fuerte del mayor país árabe, ofrece a Argelia el honor de ser el primer país que visita desde que es el Jefe de Estado de Egipto.

Aquellas imágenes en las que Marruecos salía corriendo para aparecer en la foto de aquellas Conferencias internacionales de apoyo a los rebeldes ora en Libia ora en siria han quedado en el olvido. En realidad, Marruecos asistía sólo para ofrecer la sonrisa, porque otra cosa no podía ofrecer, pero siempre estaba. Claro, lo dictaba París.

Sin embargo, ahora, brilla el sigilo y la discreción argelina. Un Estado con criterio propio, que ha sabido ganarse el respeto de todo el mundo.

En fin, hoy, tenemos al director del espionaje marroquí requerido por la justicia francesa y al general de mayor rango sufriendo los reproches de antiguos subordinados. Todo ello en Francia.

Haddamin Moulud Said
ibnuabirabiaa[at]yahoo.es
 26.06.14

-------------- Este texto expresa la opinion del autor y no de los moderadores del foro.
Share/Bookmark