9.6.11

De falacias, traiciones y otras malezas

por Mohamed Ali Ali Salem Baba Hamu

Por el mes de noviembre pasado el régimen del tiranuelo M6 ha desmantelado, como se sabe, a sangre y fuego y con la atroz represión que le caracteriza, sean los años de plomo o del´´ rey de los pobres´ léase el rey de los corruptos, el campamento de Gdeim Izik . Dicho vil acto se hizo coincidir con el inicio de la 5º ronda de negociaciones entre el Frente Polisario y Marruecos pretendiendo, además de ahogar la multitudinaria y cívica protesta saharaui en Gdeim Izik, - Esta protesta dio lugar a la primera ola de protestas y revoluciones en el mundo árabe- quebrar o al menos entorpecer las negociaciones y acusar al Frente Polisario de ese hipotético fracaso.

Estos días, Marruecos vuelve a las andadas, a las marrulleros ardides , las nauseabundas artimañas- ; en el momento que se celebraban las sesiones de la 7ª ronda de negociaciones y se inventa- por arte de magia- una oposición que solo existe en su enrevesada, lunática y delirante imaginación .El ´´misterio´´ del interior marroquí y sus lacayos- los traidores del noble y luchador pueblo saharaui que mantiene en jaque al reino de M6-urden la trampa, sueltan la mentira anhelando hacer de sus deseos realidad y buscan partidarios y seguidores a su conspiración lanzando al aire una burda ´´chuleta´´ de estudiante poco favorecido por las deidades de la ilustración.
En el encabezamiento, si cabe llamarlo así, hablan de decenas de saharauis hartos que se han pasado a la coordinadora de la traición sin facilitar ni una sola letra de un solo nombre, monosílabo siquiera, de los supuestos adheridos.

El resto del comunicado no merece ni ser analizado; su forma y contenido lo delatan arrojándolo ineludiblemente a los yermos barrizales del embuste, la infamia y la ignominia: habituales pastizales donde pace el majsen. … Un cúmulo de contradicciones en los sitios de internet donde se publicó esta falacia majseniana "la map", "globedia", "aglam hurra". Un batiburrillo de incisos a modo de cláusulas, reclamos, compra-venta, estafa, embaucamiento, chantaje e insulto a la razón: Nada de todo, nada de nada.
Lo que si queda evidente es esa muy manida costumbre marroquí de marear la perdiz. Esa pretensión de hacernos creer que la maldición divina ha caído sobre nosotros en forma de trueno mientras son ellos los que manipulan, tiran la piedra y esconden la mano, lanzan "sus truenos" , endebles e inconfundibles petardos: simple fuego de artificios. Pero cuando el enemigo marroquí juega a aprendiz de brujo es que hay motivos acuciantes que le empujan a ello. Ve, acaso, que el tiempo no juega a su favor y busca frenéticamente, aconsejado por el nerviosismo, adeptos a perpetuar su ilegal, injusta y horrenda ocupación a nuestra patria. E Indaga entre nosotros por quien se preste a su farsa, sirviéndole, después-insoslayablemente- del humillante besamanos y la deshonrosa rendición de la correspondiente pleitesía arrastrándose cual reptil en busca de escondrijo. Y así contribuir en el soñado, por Marruecos, entierro del Frente Polisario, La RASD y el pueblo saharaui. Sin duda, Marruecos está al borde del abismo. Además de la patata caliente que representa el Sahara Occidental para él, campan a sus anchas la miseria, el hambre, el paro, la corrupción, ausencia de libertades y democracia y una economía exhausta. Todos estos problema, y mas, han germinado en la primavera marroquí dando luz al gran movimiento 20 de febrero que avanza inexorablemente hacia la victoria y la redención, del esclavizado pueblo marroquí, a marchas asombrosas. ¿Veremos pronto la Republica Democrática de Marruecos?
Todo esto es un verdadero quebradero de cabeza para el régimen marroquí y le impulsa tramar maniobras y grotescas maquinaciones con el fin de menoscabar nuestra heroica resistencia. Nadie, a estas alturas, duda de la paciencia y del coraje con los que seguimos llevando la lucha. Es verdad que hay problemas, deficiencias y errores pero al fin y al cabo errores salvables. Evidentemente precisan ser subsanados en el plazo más breve pero de eso a tirar todo por la borda y favorecer la pretendida lapidación del pueblo saharaui hay un inmenso trecho que ningún patriota surcaría. Confundir el enemigo, Marruecos, con nuestros propios hermanos, no solo de sangre, más aún, de causa, de principios, de trinchera, es un craso error que bajo ningún pretexto podemos cometer. Obviamente a lo largo de la historia ha habido traidores, vende patrias o simplemente, individuos que el cansancio hizo mella en ellos o el ego herido, la vanidad arañada por cualquier circunstancia de la vida( el tiempo, la vejez, la ilusión de recuperar la juventud perdida, la búsqueda de una jubilación dorada, el cabreo, algún desavenencia con algún dirigente y un largo etc...) han podido más y deciden o se ven embarcados en la nave del no retorno y se entregan a su enemigo olvidando el indeleble camino de la libertad jalonado por hermanos que lo han dado todo, teniendo la firme certeza que seguiremos la senda regada por su sangre. Una senda marcada por nuestros padres, madres, hermanos e hijos caídos, también, por esta causa. Se fueron sin dudar en ningún momento de nosotros, nos dejaron, convencidos que conquistaremos la victoria para las generaciones venideras, que nuestras vidas solo serian un camino y que no nos daría miedo saberlo ni ello nos hará desistir en el empeño.
El diabólico juego al que recurre continuamente el enemigo me hizo recordar un estremecedor y sentido poema que si me permiten los lectores y los moderadores de Arso quiero que leáis. El poeta que lo escribió no es saharaui, ni árabe y hace años que ha fallecido aunque parece que habla de nosotros o de alguna revolución de las actuales. Eso no solo lo parece, es así porque el enemigo de los pueblos siempre es el mismo y utiliza los mismos métodos.

Los enemigos

Ellos aquí trajeron los fusiles repletos
de pólvora, ellos mandaron el acerbo
exterminio,
ellos aquí encontraron un pueblo que cantaba,
un pueblo por deber y por amor reunido,
y la delgada niña cayó con su bandera,
y el joven sonriente rodó a su lado herido,
y el estupor del pueblo vio caer a los muertos
con furia y con dolor.
Entonces, en el sitio
donde cayeron los asesinados,
bajaron las banderas a empaparse de sangre
para alzarse de nuevo frente a los asesinos.

Por esos muertos, nuestros muertos,
pido castigo.

Para los que de sangre salpicaron la patria,
pido castigo.

Para el verdugo que mandó esta muerte,
pido castigo.

Para el traidor que ascendió sobre el crimen,
pido castigo.

Para el que dio la orden de agonía,
pido castigo.

Para los que defendieron este crimen,
pido castigo.

No quiero que me den la mano
empapada con nuestra sangre.
Pido castigo.
No los quiero de embajadores,
tampoco en su casa tranquilos,
los quiero ver aquí juzgados
en esta plaza, en este sitio.

Quiero castigo

PABLO NERUDA

Este poema fue escrito en 1948. En 1950 aparece en el poemario "Canto general" en la3ª parte, del mismo, subtitulada "la tierra encendida".

Hoy 9 de junio y pasados 3 días de la fecha anunciada para celebración a bombo y platillo de la rueda de prensa, en Valencia, de la falaz y ficticia oposición no ha sucedido nada, sí, nada de la nada de las naderías. Eso, como leen, nada. Una infame mentira tan abrumadora como el genocidio que cometen contra nuestro pueblo desde su aberrante "marcha negra", su terrorífica agresión, sus bombardeos con bombas de napalm y fosforo a nuestra población civil en Um Dreiga, Guelta, Tifariti etc… El enemigo no ha cambiado, ni cambiara, ni será nunca mejor para nosotros que nosotros mismos.
Pero el 9 de junio es una fecha importante por cuestiones totalmente opuestas a la falsedad y la traición. Es el día en el que ha caído en el campo de honor el fundador del Frente Polisario, Luali Mustafa Sayed, por ello es la efeméride que celebramos renovando nuestro juramento de lealtad a los mártires de nuestro pueblo. Es la data en la que vienen a nuestra memoria todos y cada uno de los mártires y por supuesto el último en dejarnos, Mahfud Ali Beiba. Ali Beiba Hamad fue uno de los hombres más consecuentes entre nosotros. Su carisma, su honradez, capacidad política, discreción, eficiencia en la gestión y su habilidad siempre estuvieron fuera de toda duda. Dio toda su vida por esta causa y siempre con las cartas descubiertas. Su ejemplo, el de Bassiri, Luali, Uleida, Bal-la, Bachir Lehlaui y demás mártires- mencionarlos a todos aquí sería tarea imposible- es suficiente bagaje para seguir y decir al enemigo: No, no a su llamado a la defección porque nuestro sentido de la fidelidad y el honor hace que aborrezcamos la huida. No, no porque no somos negligentes y si sacamos el sustantivo del sintagma nominal y lo pasamos al verbal y lo convirtamos en acción: No, no porque no tenemos ganas y no tenemos diarrea y menos la diarrea mental. Y no, no seremos nosotros los que nos alzaremos sobre el crimen. No, no seremos nosotros quienes excavaremos nuestras propias tumbas. No, no seremos nosotros los que les negaremos a nuestros hijos vivir en un Sáhara independiente. No, no seremos nosotros los que besaremos la mano de quien asesina, diariamente, a nuestro pueblo.
En definitiva:
Yo me hallo en LA RASD, Yo me quedo en el Polisario.

En Valencia a 9 de junio de 2011.
Mohamed Ali Ali Salem Baba Hamu
bachirali12[at]yahoo.es

--------------Este texto expresa la opinion del autor y no de los moderadores del foro.
Share/Bookmark

2 comentarios:

rabuni dijo...

Acertada reflexión y bonito tributo al 9 de junio.Es agradable aprender de la gente experta que sigue al pie del cañon aportando cosas para el pueblo saharaui y denunciando las mentiras y el engaño de los que se arriman al enemigo

Miyec dijo...

Excelente artículo. Profunda reflexión. Gracias Mohamed alí por dar este ejemplo de patritismo a quienes confunden el amigo con el enemigo y se olvidan tan fácil de lo fue, es y será siempre el régimen marroquí para el sufrido y aguerrido pueblo saharaui. Pena me dan aquellos que, por ignorancia y por maldad, le hacen el juego al enemigo de su gente, al asesino de sus hermanos, al verdugo de sus padres, al violador de sus madres, esposas, hermanas... es simplemente vergonzante.