4.6.11

Marruecos pasa por un periodo difícil (II)

por Sid Hamdi Yahdih

La extensión de la ola de las manifestaciones semanales en Marruecos ha causado un dolor de cabeza al Reino. Y a pesar que algunos no lo ven así y creen que Marruecos del Majzen es un país “estable y fuerte”, pero lo que está pasando sobre el terreno en dicho país, sobre todo desde el pasado 20 febrero, justifica el miedo del Reino. Es decir, el Reino está convencido que el mundo, en especial el árabe, está cambiando, y por supuesto, Marruecos no es una isla fuera de la planeta. Y para arrojar más luz sobre los origines de la preocupación marroquí, veamos lo siguiente:
1) El Movimiento de 20 febrero, hasta ahora y según sus declaraciones y comunicados en la Web, no va a tirar pronto la toalla. Más que eso, el Movimiento, y como respuesta a la muerte de un militante y líder suyo, Kamal Amrari, muerto bajo tortura últimamente, ha pedido al pueblo marroquí de seguir saliendo a las calles y en inmensas manifestaciones en los próximos domingos. La insistencia de los jóvenes marroquíes de salir a la calle refleja dos cosas: 1) los jóvenes quieren cambiar el régimen. 2) los jóvenes no fían en las reformas anunciadas por el Rey y las consideran pastillas calmantes nada más.
2) Como hemos visto todos en las últimas semanas, el Majzen, por miedo a la revuelta, cambió de estrategia: en las primeras semanas de las manifestaciones, las fuerzas de seguridad marroquíes no intervenían y dejaban las manifestaciones recurren las calles sin problemas, pero la extensión de la revuelta ( el pasado domingo se organizaron más de 200 manifestaciones en 200 ciudades) y la incremento del numero de los manifestantes hizo que el Reino dispare las alarmas. El miedo - y no otra cosa- obligó el Majzen a volver a su costumbre: el uso excesivo de la fuerza contra los manifestantes, sin distinguir entre mujer o niño o anciano. Según muchos analistas políticos, el régimen marroquí, a pesar de todo lo que se dice sobre la fuerza del Majzen, no podría aguantar situación similar al libio o al sirio. Es decir, el Reino no contará con el apoyo del ejército marroquí, que por enemistad histórica con el Rey, no apoyará este último contra el pueblo en el caso de una revuelta popular. .
3) El uso excesivo de la fuerza, la caída de muchos heridos, la muerte de de un militante bajo tortura y la detención de decenas de manifestantes ha llevado Marruecos a una situación critica. Vamos a ver: a) la UE advirtió a Marruecos de no recurrir a la fuerza contra los manifestantes y, además, dejar que la gente salga a la calle en total libertad; b) el grupo islamista, Justicia y Caridad, llegó a describir lo que procedió el pasado domingo como una crimen contra la humanidad..
Kamal Amari, el Bouzizi de Marruecos
Lo importante en todo eso es que Marruecos, igual que Túnez, Egipto, Yemen y Libia, se está moviendo: manifestaciones, huelgas, revueltas sociales, detenciones y muertos, incluso la chispa: la muerte del Kamal Amrani.
Como en Túnez, la muerte del Bouzizi causó la ciada del régimen de Ben Ali; en Egipto, la muerte de Kaled Said en la cárcel provocó la revolución que derrumbó uno de los dictadores más poderosos en el mundo; en Siria, también, la muerte del niño el Katib fue el principal causante de la continuidad de la revuelta en Siria.
En Marruecos murió también, igual que el Bouzizi o Kaled Said o el Katib, el joven Kamal Amari, un militante y líder de la revuelta, bajo tortura. Los jóvenes marroquíes del movimiento 20, como los de Egipto, los de Túnez o Siria, tienen ahora su héroe y mártir, que podría convertirse en un mito marroquí.

SID HAMDI YAHDIH
sidhamdi[at]yahoo.fr
04.06.11

--------------Este texto expresa la opinion del autor y no de los moderadores del foro.
Share/Bookmark