27.3.15

LA SITUACIÓN DE LA MICROECONOMÍA EN LOS CAMPAMENTOS

por Abdalahi Salama Machnan
para imprimir: articulo en formato PDF


Ante el desplome experimentado por el petróleo en el mercado internacional, que llegó a caer por debajo del umbral de los 49 dólares – como en Abril del 2009- , y la cercanía del Dinar argelino a La zona del abismo “la devaluación”. La microeconomía en los campamentos de refugiados se resiente por el alto desajuste que hay entre los elementos más básicos: los bienes, los precios, los mercados y los agentes económicos. La inflación galopa a su antojo, hay un aumento acusado y generalizado de los precios de los bienes y servicios existentes en el mercado de Rabuni. Esta subida ascendiente de los precios, implica que cada unidad de la moneda argelina “DINAR”, alcanza para comprar menos bienes y servicios. Es decir, que dicha inflación refleja una disminución del poder adquisitivo del dinar argelino. Hay una pérdida del valor real del medio interno de intercambio y unidad de medida de una economía.

Con fecha: 03 de Enero de 2015, el rotativo argelino “Chorouk “, publicó un minucioso y detallado artículo sobre el descenso del precio del petróleo, y su impacto en la macroeconomía argelina; Durante el último trimestre del año 2014, y el primer trimestre del año en curso. El sector industrial argelino ha sufrido un acusado decrecimiento, producto de la bajada del precio del petróleo, el cual ha alcanzado su peor precio desde el año 2008. Señal alarmante para el gobierno argelino que precisa de un precio que ronda los 110 dólares el barril para equilibrar sus presupuestos del año 2015. Se calcula un presupuesto de 112,12 mil millones (* billón) de dólares para la economía argelina para este año, un 15% más de lo presupuestado en el año 2014, se prevé un déficit público del 22% del producto interior bruto, estimado en 240 mil millones de dólares, una subida superior al año 2104 que era de 224,5 mil millones (* billón) de dólares. En caso de que los precios del petróleo persisten en su descenso durante el año en ejercicio, el déficit subirá por encima del 50%, cosa que obligará al estado argelino a tirar de los fondos de reservas para cubrir este déficit.

En los mercados pasan muchas cosas, como hemos visto a lo largo de esta crisis. Acontecimientos volátiles con repercusión directa sobre el consumidor. Retomando la situación de la microeconomía en los campamentos, se constata una caída en picado del poder adquisitivo del ciudadano saharaui de a pie, y una inflación insostenible. He aquí un pequeño análisis, y una pequeña aportación, para aliviar la cesta de la compra al ciudadano saharaui. Repasemos los actuales precios.

TABLA DE PRECIOS ACTUALES DE PRODUCTOS Y SERVICIOS BÁSICOS. (Conversión en Euros)



Ante semejante panorama económico, la recomendación o la propuesta que se presenta se erige sobre dos pilares esenciales: “Estado – Ciudadano”. Es decir, La relación fiscal entre ambos tributariamente hablando. Ahora más que nunca, es preciso ir asimilando la cultura de la fiscalidad progresiva o la fiscalidad distributiva. Los microeconomistas diríamos un non zero sum game. Es decir, un juego en el que no es necesario que para que uno gane tenga que perder el otro.

Según las estadísticas, a día de hoy se contabiliza que hay miles de tiendas particulares en todos los campamentos, distribuidas entre: pequeños, medianos y grandes comercios. Este dato reviste especial importancia, ya que lo que está en juego es toda una organización social. En primer lugar, la primera recomendación va dirigida al gobierno Saharaui, debe:
  • Crear una oficina única e independiente de recaudación fiscal y cobro de tasas. Cuyo objetivo será: Impuestos justos para la inversión social.
  • Ampliar las líneas de financiación actuales. Los Microcréditos, el ministerio de finanzas debe ampliar estos microcréditos, y poner a disposición nuevas líneas crediticias dirigidas al sector juvenil, y a las mujeres emprendedoras.
  • Formula de los microcréditos: Financiar el 95% del coste total de los proyectos serios y viables, con una cuantía máxima de 3000 Euros. El tipo de interés debe ser del 2,23% y tener un plazo de amortización de cuatro años, con un año de carencia optativa. Como ventajas especificas, los/as emprendedores/as no necesitarán aval ni tendrán que abonar ningún tipo de comisión.
  • Aplicar un impuesto de tasa fija a todos los comerciantes, donde la tasa base es la cantidad de: 2€ mensuales.
  • Acordar con todas la carnicerías de actividad particular, una bajada del precio actual de la carne de camello en un 25%, a cambio de una compensación económica provisional a cargo del estado. Supeditada a la estabilización de los precios en el mercado.
  • Crear un Registro Mercantil, para dotar de mayor seguridad jurídica y económica a todos los comerciantes.
  • Crear Auditorías Internas Independientes para revisar, examinar y evaluar con coherencia los resultados de la gestión administrativa y financiera de las instituciones gubernamentales.
  • Invertir en cursos de formación Ocupacional para los jóvenes. 
En segundo lugar, la segunda recomendación va encaminada al ciudadano saharaui, a la persona física.
  • Todo aquel que ejerza una actividad lucrativa por cuenta propia, debe tributar por sus rentas. Asumir un impuesto de tasa fija mensual. Ejemplo: 2€ mensuales.
  • Todos los que residimos en el exterior, debemos asumir el pago de un impuesto “Suplemento Solidario”, de tasa fija anual. Ejemplo: 4€ mensuales.
Hay que dejar bien claro que no es lo mismo, las tasas y los impuestos. Aunque ambos acaban siendo cantidades de dinero que tenemos que abonar a la Administración. Sin embargo, desde el punto de vista fiscal no lo son, ya que cada uno de ellos tiene características diferentes. Las tasas se caracterizan porque se paga a cambio de un servicio que realiza la administración y que nosotros como ciudadanos utilizamos en nuestro beneficio. Los impuestos, por el contrario, se caracterizan principalmente porque se abonan sin recibir ninguna contraprestación directa a cambio.

No se trata de escurrirle el bulto al estado, y quedar exentos de cumplir con nuestras obligaciones como ciudadanos. Tampoco le pedimos al gobierno que anegue de liquidez al mercado, solo le pedimos reciprocidad mutua, transparencia y fiscalización.

Adam Smith en su teoría de los sentimientos morales se preguntaba “Como podemos convivir en sociedad?”, y llego a la conclusión que con imaginación ética: Sentirnos capaces de ponernos en la piel del otro. O sea, con empatía!. Y eso debe traducirse en la regulación del mercado para evitar los abusos. Y evitar que unos desalmados sin escrúpulos continúen amansando oscuras fortunas a costa de los más débiles.

Abdalahi Salama Machnan, Barcelona
27.03.15
sah_camaguey99[at]hotmail.com

* corrección 28.03.15
para imprimir: articulo en formato PDF

-------------- Este texto expresa la opinion del autor y no de los moderadores del foro.
Share/Bookmark

3 comentarios:

Lehdía Mohamed Dafa dijo...

Hay motivos para sentirnos orgullosos al comprobar que buenos profesionales saharauis contribuyen con sus análisis y propuestas a tratar de mejorar las condiciones de vida de los refugiados saharauis y la eficacia de la administración de los campamentos. Mi felicitación a Abdalahi Salama.
Ciertamente la subida de precios de los productos alimenticios, en los últimos años, es un problema importante, máxime cuando lo que las familias reciben de la ayuda internacional cubre una mínima parte de sus necesidades.
Ante esta situación la responsabilidad de la Administración saharaui de los campamentos debería ser introducir elementos correctores que contengan la inflación.
Del conjunto de interesantes propuestas que hace Abdalahi Salama, y con ánimo de intentar aportar mas elementos para el análisis, me gustaría hacer un par de pequeñas observaciones:
Haya, en este momento, o no, posibilidad real de establecer y gestionar un rudimentario sistema tributario (sea mediante tasas o impuestos), si parece imprescindible que se crease cuanto antes un órgano, absolutamente independiente del gobierno y que rindiera cuentas en el Parlamento, de fiscalización de las cuentas públicas. Y que los presupuestos y contabilidad de los distintos ministerios y organismos de la RASD sean públicos. Transparencia, control y rendición de cuentas son inaplazables.
La carne de camello, como sabemos, es un elemento fundamental de la dieta saharaui. Para tratar de contener su precio, quizás convendría pararnos a analizar la estructura de su producción y comercio. Aunque mis conocimientos de economía son rudimentarios, no sé si la fijación de un precio máximo y la compensación a los comerciantes pudiera ser, o no, una medida eficaz o conveniente…. Quizás, también se podría tomar en consideración otras posibilidades, mas ortodoxas en términos de mercado, como serían:
a) Aumentar la producción y oferta, con formulas como las que propone Abdalahi: microcréditos, cooperativas, etc..
b) Reducir la demanda tratando de incorporar a la dieta diaria carnes alternativas como el cordero/cabra, el pollo o el conejo.
Por último, y si se habla de impuestos, creo que habría que situar también el foco, por incomodo que pueda resultar, en una cierta oligarquía, muchos de los cuales han forjado su patrimonio al calor de años en los cargos políticos. Hablo fundamentalmente de los grandes ganaderos de camellos, de los mayoristas de materiales de construcción, alimentos y otros productos, como las piezas de repuestos de automoción, etc…
Gracias por tu interesante artículo Abdalahi. Saludos.
Lehdía Mohamed Dafa

sidahmed dijo...

Muy de acuerdo con todo lo que se ha expuesto, y la cuestión es si disponemos voluntad y medios para llevarlos a cabo. Creo que es algo que se debe meterle mano siempre y cuando llegue al usuario final que somos la población saharaui en los campamentos ya que en cierta manera existe un movimiento de economía el cual debe dar beneficios a la población que hace que exista esto en el cual se pueda traducir en la mejora de la vida social o el mantenimiento de la unidad nacional.

Se me viene a la cabeza que nuestros paisanos que también pagan impuestos para Argelia pero creo que con los precios que se manejan en los campamentos se pueden permitir este tipo de impuestos o tasas...

Y que nadie dude de los profesionales que existen en la RASD, porque somos muchos.

Mojtar lebuehi dijo...

Te felicito amigo, por el aporte tan interesante y preciso.

Solo quiero recordar que cobrar una tasa a los micro-crédito no es licito y esta oficiosamente superado, y económicamente ya se encaminan otros mecanismos de recuperación del crédito sin las tasas ilícitas por la economía islámica, elemento que sé que conoces muy bien y para el que seguro tienes otras alternativas.

El tema de cobrar una tasa determinada al comercio o a los agentes económicos se ha intentado en varias ocasiones, pero no sé, hasta que punto se ha avanzado, por ello su aporte es de suma importancia ya que implica no solo el reconocimiento de una economía que ya existe sino que es la forma equitativa para seguirla desarrollando y su eje principal es el fisco.

La inflación se debe a mu-tiples factores internos y externos y por ello es muy importante el análisis de todos esos factores (el abastecimiento y sus formas, la subida salarial en argelia, la reducción de ayuda humanitaria, la situación frinteriza y principalmente mali y mauritanea etc) y su incidencia en el precio, No es difícil ver su impacto en el caso de las carnes, aunque sigue siendo ambiguo por falta de estudios serio, pero si en los demás productos.

Un capitulo aparte merece el análisis del salario o el no salario en la inflación interna o en su absorción.

Merece una mención especial hablar del aportes de la diaspora y quizás de los comerciantes y la ciudadanía en general en función de su poder adquisitivo al estado para su funcionamiento. En ello reside la esencia de participar en un estado soberano en esencia.

Por último agradecerle y animarle a que nos sigas ilustrando con sus siempre precisos aportes. Gracias.

Mojtar Lebuehi.