21.11.11

UN GRITO POR LA IGUALDAD II

por Ahmed Iahdih Islem
[articulo anterior : Un grito por la igualdad I]

Dijo una vez Julio Cortázar: “nada está perdido si se tiene el valor de proclamar que todo está perdido y hay que empezar de nuevo”. Así es, si un conjunto de personas no tiene el valor de desmaquillar la realidad, de abrirse a los nuevos tiempos y sumar esfuerzos por reconducir la situación, entonces ese grupo de personas viven en una ficción en la que gastan enormes energías para convertirla en una realidad. La realidad es la que es, guste o no guste. Como siempre digo, TODOS somos Polisario. No vamos a permitir que esta gerontocracia “patrimonialice” lo que un día fue un sueño de Bassiri, Luali y todos los anónimos. Son muchas las tumbas que lucharon y están bajo tierra por este ideal. Por tanto, el Polisario es de todos y lo somos todos. Las críticas no van en contra del Polisario porque es algo intangible y es tirarse piedras al propio tejado, las críticas van dirigidas a la cabeza y cuerpo de quien dice que nos representa, es decir, Mohamed Abdelaziz y todos los que forman el círculo de la exclusividad, como si se tratara del Club de Bilderberg.
Suscribo al cien por cien las palabras de mi querida compañera Nadhira. Somos muchos los jóvenes que hemos decidido dar la cara, asumiendo el riesgo a que te califiquen como traidor o te etiqueten o te “fichen”. Estamos en España, pero el corazón lo tenemos en el mujeyem y por eso damos este paso, si quieren, temerario e ingenuo, no obstante, un paso firme. No nos asusta internet, como nuestra gerontocracia que a sus ojos es Marruecos disfrazado, o el mismo diablo con intenciones malísimas para crear cizaña y división. Como antaño, prefieren escuchar las críticas al oído como un susurro, no vaya a ser que alguien más se entere y se vean avergonzados. Internet es el único instrumento que puede reflejar las palabras de mi puño sin pasar por ningún filtro, y ARSO es lo único democrático pro-saharaui para canalizar mi pensamiento hacía el colectivo saharaui.
Como bien dice Nadhira, que habla sin tapujos ni medias tintas, hay que combatir el tumor tribal. Cada ministerio está verticalmente “tribalizado”, esto es, desde el ministro/a hasta el último empleado público poseen en común su condición tribal. El tribalismo no es malo en sí, pero es dañina y perjudicial la proyección que se le da, es decir, convertirlo en un requisito imprescindible en un expediente, en lugar de la capacidad y méritos académicos individuales. La mayoría de nuestros delegados en el extranjero ejercen el cargo sin estar preparados. En estos tiempos, importa mucho la imagen y cómo transmitir el mensaje. Ser representante del pueblo saharaui no debe ser algo gratuito porque ahí reside la capacidad diplomática y el reflejo de una nación. A lo mejor deberíamos hacernos la siguiente pregunta: ¿Por qué nuestros dirigentes temen a la juventud? Quizás vean peligrar su nivel de bienestar logrado a merced de la práctica de una corrupción generalizada y permitida. El movimiento juvenil no es el enemigo, sino el caldo de cultivo del futuro de nuestra nación. El próximo congreso tiene que desmaquillar la realidad y llamar las cosas por su nombre. Ya no hay término medio, son muchos años apoyando incondicionalmente a esta gerontocracia. Ahora tienen la oportunidad de auto-regularse, establecer mecanismos que garanticen la transparencia y responsabilidad política, instaurar el cese fulminante. Dar un poco de valores éticos y morales a quién nos gobierna para que nunca se olviden de que esto no es una multinacional para lucrarse y disfrutar de un retiro en Tinduf, Nuadibu, España… De ellos depende recuperar nuestra confianza. Este es mi último voto de fe. Por favor, un poco de seriedad y responsabilidad. Darnos señales y hechos de que nos habéis escuchado. Hacer el esfuerzo de bajar de las nubes y pisar tierra firme. No sois imprescindibles, haceros a la idea. Lo único que ha de imperar es el bien común, la independencia, y eso hay que trabajarlo todos los días. Como Nadhira, yo y otros muchos más compañeros no nos sentimos representados. En vuestra mano está el cambiarlo todo a una situación mucho más democrática e igualitaria. Nada está perdido si hay valor para reconsiderarlo todo.

Ahmed Iahdih Islem
ahmedhadiislem[at]gmail.com>
21.11.11
--------------Este texto expresa la opinion del autor y no de los moderadores del foro.
Share/Bookmark