21.4.13

España se opone a la ampliación del mandato de la MINURSO

The Washington Post:
 “El Grupo de Amigos del Sahara se hace enemigo de los saharauis, al bloquear una Propuesta sobre la protección de los DD.HH en el Sahara”.
España, sin ser miembro del Consejo, aprovecha su condición de miembro del GAS para prohibir la protección de los DD.HH de la población saharaui...(noticia imaginaria)
¿Alguien se imagina el coste, para España, de un titular de prensa así?
Por tanto, existen serias dudas sobre el verdadero alcance de la noticia aparecida en El País sobre esta cuestión. Cabe sospechar que tales declaraciones no son más que humo para agradar a Marruecos. Es decir, sólo están destinadas a susurrarle, a Marruecos, los que sus oídos más necesitan oír.
No obstante, dada su cercanía a determinadas fuentes de información y debido, también, a la larga experiencia del periodista que firma la noticia, Ignacio Cembrero, la noticia sobre la oposición española a la Propuesta USA, goza, dicha noticia, de toda presunción de veracidad.
Para oponerse a la Propuesta de ampliación del mandato de la MINURSO, Ignacio Cembrero, pone en boca de los responsables gubernamentales españoles, un argumento legal, francamente, insostenible.
Y, en lugar de aludir, por ejemplo, a un reciente acuerdo de compra de material militar por parte de Marruecos a una empresa española, Exteriores, argumenta que la cuestión del Sahara Occidental, en el Consejo de Seguridad, se aborda desde el Capítulo VI de la Carta de NN.UU. Es decir, al no abordarse desde el Capítulo VII, no se puede imponer nada a las partes.
La insostenibilidad del argumento radica en que no se trata de una cuestión de mantenimiento de la paz, donde el Consejo podría abrir el Capítulo VII o, como lleva 20 años haciendo, mantener abierto el Capítulo VI. La Propuesta de los USA no pretende imponer nada a ninguna de las partes, en el marco de una operación de mantenimiento de la paz internacional, como establece el Capítulo VII de la Carta Fundacional de la ONU. Lejos de ello, el Consejo de Seguridad, pretende incorporar, a una Misión de la ONU, ciertas competencias que le habían sido amputadas desde el principio.
Los vehículos de la MINURSO, en las Zonas Ocupadas, circulan con un número de matrícula marroquí. Y, en los Territorios Liberados o en los Campamentos de Refugiados, lo hacen con matrícula de NN.UU. Las sedes de la MINURSO y sus alrededores, en las Zonas Ocupadas, están plagadas de banderas marroquíes. En las sedes ubicadas en los Territorios Liberados y en los Campamentos, sólo ondean las bandeas de la ONU. Los oficiales y demás personal de la MINURSO, en las Zonas Ocupadas, se mueve previo permiso de Marruecos. En los Territorios Liberados y en los Campamentos de Refugiados, lo hacen con absoluta libertad. Las comunicaciones con Nueva York desde las sedes de la MINURSO, en las Zonas Ocupadas, o entre las distintas sedes ahí situadas, están pinchadas por las autoridades marroquíes, tal y como lo ha denunciado Ban Ki Moon. En los Territorios Liberados y en los Campamentos, sus comunicaciones están seguras.
Después de más de 20 años, la MINURSO, se ha convertido en el brazo protector de una ocupación que, la Comunidad Internacional, califica de ilegal. Después de más de 20 años, la MINURSO, se ha convertido en una prolongación del aparato represor marroquí en el Sahara Occidental. En definitiva, después de más de 20 años, la MINURSO, se ha convertido en una auténtica cobertura legal de una ocupación militar. Es preciso releer los párrafos de 103 a 108 del Informe de 8 de abril de 2013 de Ban Ki Moon, dedicados a los “Los problemas que afectan a las operaciones de la misión”. (En su Informe de 2012, BKM era mucho más explícito en el párrafo 93: “Los desafíos relacionados con las actividades militares y civiles sustantivas de la MINURSO derivan también de la desviación de los principios, las normas y las prácticas de mantenimiento de la paz aceptados de manera generalizada... Durante muchos años el principio de neutralidad de las Naciones Unidas se ha visto socavado por la exigencia de Marruecos de que los vehículos de la MINURSO lleven placas de matrícula diplomática marroquí”).
La Propuesta apadrinada por USA, lo que persigue es adecuar el funcionamiento de la MINURSO a los estándares internacionales. Por eso, no sólo persigue la atribución del control de los DD.HH a la MINURSO, sino que, además, pretende devolverle, a esa Misión, su dignidad perdida. Es decir, que las banderas marroquíes no ondeen en la sede de la Organización Internacional, que los vehículos de esa Misión, en lugar de llevar, impuestos, los números de matrícula marroquíes, lleven los habituales números de matrícula de la ONU. Y, por su puesto, que a imagen y semejanza, de las demás misiones de mantenimiento de la paz, también, se le encargue del control y la supervisión de los DD.HH, en un territorio aún calificado como Territorio No Autónomo.
En cualquier caso, lo que verdaderamente llama la atención es este espontáneo ardo promarroquí que ha experimentado España. Si España siempre ha escondido su cabeza debajo de cualquier mesa en la que se hable del Sahara, a santo de qué la levanta ahora. Parece extraño, que teniendo la posibilidad de no hacerse ver, justamente ahora, saque pecho para agradar a Marruecos.
Recordemos que España, ni si quiera es miembro rotatorio del Consejo de Seguridad, con lo que tenía la escusa perfecta para no involucrarse en un asunto que trata, ni más ni menos, que de la protección de los DD.HH.
Y, aún en el caso de que, efectivamente, resultare inviable la imposición a las partes de una Resolución determinada, no se da cuenta, España, que la mismísima existencia del G.A.S. (el Foro que le permite hablar así) es ilegal. Es preciso recordar, aquí, que el G.A.S. carece de cualquier cobertura legal. Es un Foro informal creado muchos años después de la MINURSO, pero que no tiene respaldo legal alguno. Es un grupo de amigos que salen a tomar café fuera del Consejo de Seguridad y hablan de ciertas cosas. Lo que no pueden hacer, por tanto, es imponer a la ONU (lo solicitado por BKM), lo que amigablemente habían acordado en un café.
Sea como fuere, la posición española, es una GRAN LECCIÓN para el Frente POLISARIO. Y la lección viene a decir, que la gestión de nuestra diplomacia en España o como se llame esa pléyade de manchas esparcidas por toda la piel del toro, ha sido un fracaso olímpico.
Haddamin Moulud Said.
Valencia, 21 de abril de 2013.
ibnuabirabiaa[at]yahoo.es

-------------- Este texto expresa la opinion del autor y no de los moderadores del foro.
Share/Bookmark