2.4.13

Su Humanidad y nuestros derecho…!

por Dr. Mouloud Hritane

Últimamente, anunció el ministro de Defensa francés la intención  de su gobierno  de armar a la oposición siria, aunque   la Unión Europea  no aprobará  la suspensión del embargo  puesto sobre el suministro de  armamentos  a la oposición  y al gobierno serio al igual desde el comienzo de la crisis en siria, la decisión Francés se ha motivado  por empoderar "a los rebeldes sirios " para defenderse y proteger a los civiles sirios de la opresión del régimen sirio como alega el gobierno francés.

La posición del gobierno francés no se trata solo  de una salida de las reglas de la casa  Europea, sino que se considera  una violación flagrante del derecho internacional, que prohíbe apoyar o armar cualquier grupo cuando se  trata del intento de derrocar  el régimen de  un estado soberano y Miembro de las Naciones Unidas o desestabilizar su seguridad, y nos preguntamos ¿ si Francia o cualquier  país occidental, o cualquier otro país en el mundo aceptaría  que cualquier  parte sea cual sea apoyará un grupo o grupos con dinero y armamentos  para manipular su seguridad y socavar su soberanía, bajo  contexto ninguno, como establecer  la democracia u otro? No decimos esto en defensa del régimen sirio o cualquier  otro régimen árabe que, a nuestro juicio, son todos corruptos y carentes de legitimidad y credibilidad, pero digamos eso partiendo del principio  de  equidad y neutralidad.

Esta decisión refleja contradicciones en las posiciones del gobierno francés y revela la política de doble medidas  en la que se basa su política exterior, los llamados  revolucionarios en Siria que Francia  insiste en armar, o al menos la mayoría de ellos, son de  los fanáticos  islamistas que se describen por el Occidente como terroristas, que Francia envió sus ejércitos y aviones para acabar con ellos y liberar el norte de Malí de su control, y aun son los mismos que  secuestraron y asesinaron  varios ciudadanos franceses y europeos en los últimos años en la zona de elsahel.

Por otra parte Francia, que insiste en armar la oposición siria, con el pretexto permitir defender a los civiles y protegerlos del ejército árabe sirio, Francia  que  envió a sus aviones, incluso antes de la aprobación de la resolución en el consejo de seguridad, para acabar con las fuerzas del gobierno libio, que estaban desplegadas  en las afueras de la ciudad de Benghazi y las destruyó  brutalmente bajo el pretexto de defender y proteger a los civiles libios del régimen de Gadafi, para que demuestra  más tarde que todo ello  era  motivado sólo  por sus intereses en el petróleo de Libia y en su defensa,  es la misma  que apoyó y apoya  incondicionalmente y de manera ilimitada desde hace más de treinta años la monarquía de Marruecos para continuar en su ocupación ilegal  del Sáhara Occidental y cometer  las peores violaciones de los derechos humanos de los civiles saharauis, y sigue bloqueando , en el Consejo de Seguridad, la aprobación de una resolución que  permitirá a la Misión de Naciones Unidas en el Sáhara Occidental (MINURSO)  supervisar la situación de los derechos humanos en la región y informar sobre ella  como el resto de las misiones de paz en todo el mundo.

La pregunta aquí es ¿si los civiles son objeto de una clasificación especial de acuerdo a los principios del derecho internacional humanitario  por la que existen  civiles de  primera clase y otros de décimo grado, como los saharauis por ejemplo, o es que todo depende de los intereses de los grandes poderes  y una política de doble criterios? Ellos violan el derecho internacional cuando quieran y como quieran y nadie se atreve a hablar, dar legitimidad a aquellos que les gustan  y la levantan a aquellos que no les caigan bien, acusan con el  terrorismo y describir  con la dictadura quien representa una amenaza a sus intereses u oponerse a sus políticas,  y clasifican los civiles  y su necesidad de protección según las prioridades de sus  intereses y nadie se opuso, ¿en qué mundo hipocritica  vivimos y  de que  derechos humanos están hablando?

En realidad,  nosotros vivimos en un mundo regido por  políticas y leyes elaboradas  y adaptadas para servir a los intereses de los grandes poderes,  que se basan en la hipocresía, la mentira y el engaño, que se  brillan  con palabras  glamorosas en su  apariencia, vacías  y engañosa en su fondo, de hecho, como la democracia, los derechos humanos y la libertad de expresión, que no son nada más que unas herramientas y medios deshonestos  utilizadas para engañar a los pueblos y  presionar a los oponentes  para que los grandes  hagan  pasar  sus planes y alcanzar sus metas y objetivos sin tener en cuenta las mínimas  normas éticas ni  las consideraciones humanitarias.

31 de marzo de 2013
Dr. Mouloud Hritane
 mouloudabdelbaki[at]hotmail.com

-------------- Este texto expresa la opinion del autor y no de los moderadores del foro.
Share/Bookmark