6.1.23

EL SAHARA OCCIDENTAL Y EL ACECHO DE LAS HIENAS

por Abderrahman Buhaia

En el otoño de 1975, una semana antes de la muerte de Franco, Hasan II, vívida encarnación del mismísimo Führer, se levanta un buen día (aciago para nosotros), se dirige a su fastuoso escritorio y extiende sobre él el mapa de su reino; coge un lápiz y, de buenas a primeras, desplaza la línea fronteriza sur (paralelo 27° 40´ donde termina su reino) y la desliza hacia abajo hasta el paralelo 20° 47´ (frontera del Sahara Occidental con Mauritania).

Como si fuera el amo del mundo, y como si el lápiz usado por él fuera una varita mágica, acaba de convertir el tamaño de su reino en el doble de lo que es. Así, sin más, de un plumazo ‒nunca mejor dicho– acaba de anexionarse el Sahara Occidental, un territorio con una extensión casi similar a la extensión de Marruecos.

A pesar de que este nuevo mapa –que se ha adjudicado– solo existe en su mente delirante y en su escritorio, todo aquél que ose renegar del mismo, caerá sobre él la cólera del ogro. Un ogro real y mucho más siniestro y cruel que el ogro de los cuentos de Charles Perrault.

Qué clase de demonios anidan en la cabeza del ogro que, en un impulso espasmódico repentino, le llevaron a actuar así.

Sabiendo que es difícil adentrarse en su mente diabólica, vamos a tratar de recorrer, fugazmente, el tortuoso camino que recorrió con sus demonios hasta llegar aquí.

Llevaba años reivindicando (infructuosamente) ante la ONU, el entonces Sahara Español.

A lo largo de los años sesenta, su reino se debatía en una grave crisis política (y económica) conocida como los años de plomo (que se prolongaría casi hasta su muerte), y que tuvo su cénit en el sangriento golpe de Estado de Skhirat el 10 de julio de 1971. Una matanza de la que Hasan II salió ileso de milagro.

Al año siguiente, el 16 de agosto de 1972, su Boeing 727 es atacado, en pleno vuelo, por cazas Northrop F5 de su propio ejército. Este segundo golpe de Estado, del que también salió ileso, fue organizado y preparado por el general Mohamed Ufqir, el segundo hombre del régimen y mano derecha del monarca; que, paradójicamente, era conocido por disolver las protestas y manifestaciones a base de ráfagas de ametralladora, y se había encargado de la depuración total del ejército después del golpe del año anterior.

Para distraer al Ejército, en cuya oficialidad ya no confiaba, y para mejorar su imagen de cara a su pueblo y ante el mundo árabe, decide enviar, en 1973 dos brigadas –una a Egipto y otra a Siria– como contribución en la guerra de octubre que se libra en Oriente Medio. 

Pero la guerra árabe-israelí solo dura 19 días, y las brigadas que fueron alejadas del reino volverían en la primavera de 1974. Inmediatamente fueron enviadas a la provincia de Tarfaya, fronteriza con el Sahara Occidental.

Es imperativo intensificar la campaña de reivindicación del Sahara Español y redoblar la presión sobre España. Así, se podrá desviar la atención del pueblo de los problemas internos y, en un futuro próximo, alejar definitivamente el Ejército y sus mandos de los asuntos de Palacio.

En 1975, con Franco gravemente enfermo, Hasan II ve el cielo abierto. Esta es la oportunidad que esperaba: Un dictador moribundo y una España débil con un futuro incierto.

Con su instinto de hiena, acecha a su presa y espera el momento adecuado para abalanzarse sobre ella. Mientras espera y saborea mentalmente la carne pútrida del cadáver, allana el camino.

No solo infiltra en El Aaiún agentes (bajo el mando del Coronel Ahmed Dlimi) que cometen diversos atentados terroristas, sino que también envía unidades de las FAR que penetran en territorio saharaui, donde llevan a cabo incursiones y se enfrentan al ejército español en escaramuzas esporádicas. Antes de volver a sus bases, siembran en territorio saharaui todas las minas que pueden.

El 24 de junio, un vehículo de artillería voló por los aires al pisar una de estas minas. Perdieron la vida un teniente, un sargento y tres soldados saharauis. Los muertos españoles fueron enterrados casi de forma clandestina por orden del último gobierno de Franco.

Pero todo esto no es suficiente. El trono está en peligro y es preciso abarcar todos los frentes y, si es necesario, crear nuevos frentes.

En uno de los arrebatos de histeria que caracterizan al Führer alauí, reúne a los más eminentes “juristas” del reino y les ordena diseñar una tesis que constituya una base documental (confeccionada a su gusto) para interponer una demanda ante el Tribunal Internacional de Justicia de La Haya, reivindicando la soberanía del Sahara Occidental. Para ello, no deben detenerse ante nada: tergiversar, manipular y hacer todo lo que haga falta. 

El equipo de “notables” designado, en una carrera contrarreloj, pone manos a la obra de forma frenética.

Pero todo ha sido en vano.

El 16 de octubre de 1975, el Tribunal Internacional de Justicia de La Haya, emite su veredicto: “No existen vínculos jurídicos de soberanía territorial entre el Sahara Occidental y el reino de Marruecos”.

Hasan II está fuera de sí. Este no era el resultado que esperaba. Sus “juristas” habían hecho un trabajo “fino”, sus contactos en los círculos de Poder Global eran muy fuertes y el “mago” Henry Kissinger estaba a su servicio. Pero la justicia, cuando es Justicia, es implacable y no tiene dos caras.

La ira le corroe y no puede mantener a raya sus demonios. En un rapto de furor, decide trazar un mapa a su gusto y apropiarse de una tierra que no le pertenece y que la justicia le niega.

Lo que acontece después, es la historia de genocidio, barbarie y represión que todos conocemos. 

Se inicia una cruenta guerra en la que, después de quince años, Hasan II vuelve a experimentar, justamente, el pánico visceral –a perder el trono– que lo llevó a este espantoso atolladero.

Recurre a la ONU y, en 1991, firma un alto el fuego con los saharauis.

Cambia de estrategia, e inunda el Sahara Occidental con cientos de miles de colonos arrancados (de sus hogares) del Marruecos profundo; con la finalidad de diluir la identidad saharaui, ya que ni con el exterminio sistemático, ni con la fuerza de las armas, ha podido deshacerse de estos beduinos intransigentes que se aferran a su trozo de desierto con una fe y una voluntad que rayan la adoración.

Hasan II murió el 23 de julio de 1999. En su tumba se enterró con él su sueño de ver sometido el Sahara Occidental. El mismo Sahara, que un lejano otoño de 1975, Su Majestad consideró que solo estaba habitado por un puñado de nómadas indefensos que reduciría en una semana.

Antes de morir, comprobó también, con amargura, que su estrategia de inundar el Sahara Occidental con centenares de miles de colonos, no surtió ningún efecto. Pudo cerciorarse, al igual que lo hizo el resto del mundo, que el pueblo saharaui tiene una identidad propia bien diferenciada, una gota de aceite en un vaso de agua, inalterable y claramente distinguible.

Tras el viaje de Hasan II al más allá, le sucedió en el trono su hijo M6 (la M, como hemos dicho en otra ocasión, es de Mezquino, ya que es un verdadero sacrilegio llamar Mohamed a semejante sujeto).

M6 no heredó el carisma maquiavélico de su padre. Más bien, es una burda y caricaturesca copia de éste.

El traje de Führer que le dejó su padre le viene grande, no porque no le guste, sino por lo obtuso y mediocre que es. De hecho, hubiera preferido mil veces que esta horrible pesadilla en la que se tornó el sueño de su padre, hubiera acabado con su muerte.

Pero todo esto, su malvado padre ya lo sabía. Lo tenía todo previsto y, antes de morir, lo dejó todo bien atado. M6 no tendrá que hacer nada. Todo estará en manos del Majzén (oligarquía marroquí). Su ocupación consistirá, de ahora en adelante, en ser, simplemente, un muñeco de trapo con una corona en la cabeza, que vaga por los salones de Palacio.

Pero el 13 de noviembre de 2020, ocurrió algo con lo que ni EL Majzén ni M6 contaban: El Ejército de Liberación Popular Saharaui volvió al campo de batalla y reanudó la guerra que nunca debió pausar.

No obstante, M6 no debe inquietarse. Como quedó evidente, El Majzén se ocupará de todo. Eso sí, alguna que otra vez, cuando éste lo estime oportuno, tendrá que hacer el papel del dabe (hiena solitaria).

En los confines del desierto, en los frigs (conjunto de jaimas) y en los ueds (lechos secos de ríos arcaicos) circula una leyenda secular, tan antigua como el desierto mismo. Es la leyenda del dabe (hiena solitaria).

En el desierto, todo aquél que viaja solo a lomos de su dromedario, debe estar muy atento. El dabe nunca ataca de día. Cuando cae la noche, aparece de repente, en medio de la densa oscuridad. Para reducir a su presa, empieza a girar alrededor de ella, emitiendo aullidos y gruñidos en forma de risotadas macabras; embaucando y atemorizando a su presa. Gira muy rápido y de forma constante, alternando sus aullidos y risotadas tétricas, con extrañas contorsiones en las que su pelaje se estremece, y da la impresión de desprender un fulgor espeluznante. Continúa con esta suerte de ritual o danza aterradora, hasta que la víctima, presa de una mezcla de pánico y asombro, entra en un sopor que la convierte en indefensa. En ese momento, el dabe se apodera de ella y la devora.

Pero el dabe, aunque cruel, es una hiena cobarde. La ferocidad de la que hace gala en su teatral parafernalia es solo eso: puro teatro. Un disfraz que usa para embaucar y engañar a sus víctimas, debajo del cual esconde su cobardía y su miedo cerval.

Los saharauis, hijos naturales del desierto –que lo viven, lo sienten y lo respiran– son conscientes de la falsedad del dabe. Cuando uno de ellos es sorprendido, en medio de la noche, por esta alimaña, lo único que tiene que hacer es mantenerse firme, mirarla fijamente a los ojos de forma desafiante y alzar, apuntándole, una antorcha de la hoguera que siempre tiene a mano. Inmediatamente, el dabe saldrá huyendo con el rabo entre las piernas.

Lamentablemente, esto es lo que no ha sabido, no ha podido o no ha querido hacer, el presidente del Gobierno Pedro Sánchez cuando se enfrentó a la hiena alauí.

Y las hienas, como alimañas que son, si detectan en ti la más mínima debilidad, estás acabado. Su crueldad y su voracidad no tienen límites, porque, dada su naturaleza mezquina, vil y miserable, no conocen el concepto de virtud.

Al sucumbir ante la hiena alauí –con su misiva clandestina del 14 de marzo de 2022– el paso de Pedro Sánchez por la presidencia del Gobierno, siempre estará marcado por la deshonra de haber traicionado a los saharauis y a los principios de legalidad internacional a los que todo Estado de Derecho se debe.

Si con esta concesión (en la que se desprendió de su dignidad) Pedro Sánchez piensa que M6 estará satisfecho, está muy equivocado. El apetito de las hienas es insaciable. Se lo comen todo, incluso los huesos del cadáver de su víctima. No dejan nada.

En el primer encuentro que tuvo Sánchez con M6 –apenas un mes después de la infame concesión de la misiva furtiva– en una cena al inicio del ramadán (el 7 de abril), la imagen de la insignia nacional de España colocada hacia abajo, o sea al revés, dio la vuelta al mundo. Y, como siempre, no pasó nada. A M6 se le perdona todo, incluso la humillación de un país.

El 1 de junio de 2021, al ser entrevistado por Xabier Fortes en el programa La Noche en 24h, de la cadena pública 24h; José Luis Ábalos, ministro de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, declaraba:

“Tenemos una responsabilidad que nos la confiere la propia resolución de Naciones Unidas como antigua metrópolis y, en ese sentido, fíjese, nosotros tenemos responsabilidades sobre el espacio aéreo y el espacio marítimo del Sahara. Nos corresponde a nosotros hacer ese control y esa vigilancia sobre esos espacios a nivel internacional”.

En ese momento, interrumpiéndole, Xabier Fortes le pregunta: “Lo están haciendo?”

El ministro, sonriendo levemente, contesta:

“Pues hacemos en la medida de nuestras posibilidades porque, evidentemente, no estamos en el Sahara, por lo tanto digamos que lo hacemos con los medios tecnológicos que podemos tener”.

Seis semanas después, el 12 de julio, es destituido fulminantemente de su cargo y renuncia como Secretario de Organización del PSOE, a solo tres meses del Congreso Federal del partido.

José Luis Ábalos era el valedor incondicional del presidente desde la crisis de 2016 cuando nadie apostaba un euro por su futuro político y formaba parte de su núcleo duro. Su salida repentina del Gobierno y su inesperada renuncia a la Secretaría de Organización del partido, causaron asombro en periodistas y políticos.

Un misterio al que nadie podía dar explicación.

Yo, que he visto su entrevista en el canal 24h, y he visto la honestidad y franqueza con la que hablaba, sí puedo explicármelo: Ha osado revelar, en una cadena pública, una verdad fundamental sobre el Sahara Occidental, y lo ha hecho en un momento en que M6 tenía una rabieta por la acogida humanitaria del líder saharaui Brahim Ghali en un hospital de Logroño.

En la misma fecha (el 12 de julio de 2021) fue destituida también la Ministra de Asuntos Exteriores Arancha González Laya. Esta vez, sí quedaba claro que era la cabeza de turco que se ofrecía en bandeja de plata a M6, por permitir la acogida humanitaria de Brahim Ghali (gravemente enfermo de covid).

Pero la crisis de mayo de 2021, que se cobró a la ministra González Laya, en realidad no estaba motivada por la acogida humanitaria del líder del FPOLISARIO. El verdadero motivo de esa crisis estribaba en que Pedro Sánchez no había seguido la senda de Donald Trump de apoyar la ocupación ilegal del Sahara Occidental. Las hienas del Majzén llevaban meses al acecho, esperando su oportunidad. El ingreso de Brahim Ghali, al borde de la muerte, en un Hospital de Logroño (el 18 de abril) supuso para las alimañas del Majzén, la ocasión perfecta que anhelaban, para simular una afrenta y crear una crisis de la nada.

Por eso, el dabe alauí solo le abrió las puertas de su feudo a Sánchez, cuando éste, sucumbiendo a su parafernalia el 14 de marzo de 2022, apoyó sus planes de anexión del Sahara Occidental.

Y, como he dicho antes, si alguien cree que con esta cesión ultrajante, se ha acabado la voracidad (chantaje) del Majzén, sin duda, es un iluso irremediable. Esto es solo un preludio de lo que viene después.

He aquí algunos ejemplos (visibles para el ciudadano común) que confirman este razonamiento:

• Reivindicación constante –velada o no– de Ceuta y Melilla.

• Ampliación de su demarcación oceánica hasta abarcar las aguas de Canarias, alegando que son continuidad de las aguas del Sahara Occidental –de las que se apropió ilegalmente y– que a día de hoy, por increíble que parezca, están bajo jurisdicción de España, como potencia administradora del territorio que sigue siendo.

• Incumplimiento de compromisos y acuerdos (firmados) de todo tipo.

• Cuando uno entra en las oficinas de Trasmediterránea (la primera empresa naviera de España, fundada el 25 de noviembre de 1916) en el puerto de Algeciras a comprar un billete de barco, lo primero que ve en un cartel bien grande, es el mapa que trazó, a su antojo, Hasan II en 1975. Un mapa en el que la línea fronteriza que separa Marruecos del Sahara Occidental, brilla por su ausencia. Un mapa ilegal en las oficinas de la primera empresa naviera de España. Esto no es de extrañar. Todo lo que esté relacionado con El Majzén, si no es ilegal, roza la ilegalidad de cerca.

• Los europeos, para entrar en Marruecos, solo necesitan tener un pasaporte en vigor y un billete (de barco o de avión) en regla. No se les exige visado. Sin embargo, contraviniendo la normativa vigente, El Majzén ha introducido una excepción: • Si un español embarca en un barco con destino a Marruecos, una vez en cubierta, si se comprueba que en su pasaporte está escrita la palabra Sahara –aunque su pasaporte esté en vigor y su billete en regla– inmediatamente, se le ordena bajar del barco y se le deniega el embarque. Entonces, el ciudadano se dirige al puesto de Policía Nacional del puerto y denuncia esta irregularidad. El oficial de turno le da la razón, pero le dice que no puede hacer nada. Lo único que puede hacer es dejar constancia del hecho y elevar un informe con ello a su superior. • Si un español llega al Aeropuerto de El Aaiún y se comprueba que en su pasaporte está escrita la palabra Sahara, se le deniega la entrada y es inmediatamente devuelto a España en el primer vuelo que salga.

• El ciudadano saharaui Feisal Bahlul, de 44 años, natural de EL Aaiún, con residencia legal en España hasta 2024; fue detenido el 30 de marzo de 2021 por la Policía Nacional en Basauri (Vizcaya) y entregado a la policía marroquí el 16 de noviembre de 2021 en el aeropuerto de Casablanca; violando, manifiestamente, la IV Convención de Ginebra e incumpliendo el artículo 3 de la Convención contra la Tortura. Feisal Bahlul, para quién no lo conoce, solo es un humilde trabajador que salió de El Aaiún ocupado, para ganarse la vida honradamente en España. Su único delito es oponerse a la ocupación de su tierra. Y quién no se opone a la ocupación del Sahara Occidental. El verdadero delincuente es el que considera que eso es un delito.

• Es especialmente doloroso el caso de Mohamed Salem Bucharaya (El Doctor).Con 75 años, ciego y padeciendo un cáncer terminal, llegó (en silla de ruedas) a su Aaiún natal (con pasaporte español) el 12 de noviembre de 2022. Llevaba 47 años sin pisar el Sahara. Su intención era despedirse de los suyos y morir en la tierra que le vio nacer. En el aeropuerto le esperaban muchos saharauis para darle la bienvenida que se merece. Debido a esta circunstancia, los funcionarios marroquíes simularon tratarlo con indulgencia y le sacaron rápidamente del aeropuerto para reunirse con su familia. Una vez en casa, fueron a por él (aparentando que le quedaba un trámite por hacer) y lo embarcaron, en un avión de Binter, de vuelta a Las Palmas (sin acompañante, y, repito, siendo ciego, con cáncer terminal y en silla de ruedas). Falleció cinco semanas después en Las Palmas de Gran Canaria.

Es tan inmenso el temor que los saharauis infunden en EL Majzén cobarde que, incluso ante un anciano en su lecho de muerte, se siente en peligro y se despoja de su humanidad (si alguna vez la tuvo).

Las hienas del Majzén no son las únicas que acechan a los saharauis. También están las hienas del PSOE, siempre dispuestas a acudir con premura a cualquier evento donde se pueda adular a M6 y, de paso apoyar –a veces de forma explícita y a veces de forma subliminal– sus tesis anexionistas y maquillar las prácticas abominables de su régimen corrupto. Y aquí estamos hablando de lo que sale a la luz y lo que difunden los medios. Lo que se urde en la sombra lo desconocemos.

Al principio, la hiena más visible era José Luis Rodríguez Zapatero. Posteriormente, se le unieron (complacidos, cuando deberían abochornarse) otras hasta formar, prácticamente, una manada, a saber: José Bono, Miguel Ángel Moratinos, Juan Fernando López Aguilar y María Antonia Trujillo Rincón. Se da la curiosa circunstancia de que todos ellos, en el pasado, formaron parte de su gobierno. Y que conste, que cuando digo que son una manada de hienas, no estoy descalificando a nadie, estoy, sencillamente, describiendo a estas personas. Y estoy siendo muy condescendiente en mi descripción.

Me explico: cuando se apoya a una causa o se elogia a una persona, solo existen dos motivos para ello:

1- Por principios, y aquí el bien que se consigue es moral y, por tanto, loable.

2- Por interés material. Aquí se habla de mentalidad mercenaria.

M6 es un genocida que encabeza un régimen corrupto y terrorista que, a día de hoy, está masacrando a todo un pueblo y expoliando sus enormes recursos (que luego usa para su propio beneficio y para reprimir a su propio pueblo).

Entonces a este régimen y al sátrapa que lo encabeza es imposible apoyarlo por principios. Qué nos queda. Apoyarlo por interés material. Y como entraña el componente genocidio-masacre-represión, ya ni siquiera podemos hablar de simple mentalidad mercenaria. Es algo mucho más feo y perverso. Por eso, al calificar a estas personas de hienas, estoy siendo indulgente.

De todas formas, lo que debe tener bien presente Zapatero y su manada es que, cuando M6 y El Majzén te ofrecen algo, es siempre a cambio de tu alma, tal como le sucedió al personaje de Honoré de Balzac en La piel de zapa.

Zapatero y su manada deben tomar buena nota de lo que está ocurriendo estos días en el Parlamento Europeo, donde se están investigando las ramificaciones de la gigantesca red de corrupción tejida por El Majzén en las instituciones europeas y en la que están implicados, nada más y nada menos, que dos embajadores marroquíes (el exembajador en Bruselas y el embajador en Polonia). Esta red se dedicaba a la compra de voluntades y al tráfico de influencias, sobre todo, para frustrar cualquier decisión, moción o resolución relacionada con el Sahara Occidental. Durante años, los socialistas han bloqueado sistemáticamente cualquier debate o resolución que critique abiertamente la situación en el Sahara Occidental ocupado, de lo cual se desmarca y denuncia la (también socialista) exeurodiputada lusa Ana Gomes, que se movía con soltura en los pasillos de la sede de Estrasburgo y conoce bien todos sus entresijos (ya que permaneció en ella desde2004 hasta 2019).

Los aullidos de las hienas del Majzén, así como los aullidos de las hienas que tiene diseminadas por el mundo, no nos extrañan, y mucho menos nos intimidad, porque sabemos que, en el fondo, aúllan para distraer a los demás de la grave crisis política, económica y social, en la que El Majzén está inmerso. Son aullidos de desesperación e impotencia, al verse superado por una crisis tan severa que amenaza con llevárselo por delante. Es la crisis de los años de plomo del siglo pasado extrapolada al siglo actual.

Para concluir, diremos (y esto es una obviedad, pero conviene recordarlo) que las relaciones, en general, dependen siempre de la base sobre la que se sustentan, como si de un edificio se tratara.

El edificio de las relaciones España-Marruecos ha sido siempre un edificio resquebrajado, que se tambalea con la más leve brisa de aire, y en el que la parte que se supone más fuerte siempre ha tenido las de perder.

España, en vez de apuntalarlo como es debido, con cimientos sólidos y fiables; el 14 de noviembre de 1975 –con la firma del vergonzoso acuerdo tripartito de Madrid– lo ha demolido y lo ha reconstruido sobre una ciénaga inmunda que, desde entonces, amenaza con tragárselo en cualquier momento.

Se ha reconstruido con la devastación intencionada de miles de vidas y almas que, a día de hoy, siguen clamando justicia: algunas desde el otro mundo, otras desde las oscuras mazmorras del Majzén y otras desde el ostracismo eterno en el desierto más inhóspito del planeta. Es un edificio maldito que nunca encontrará la paz.

29/12/2022
Abderrahman Buhaia
abder333[at]hotmail.com

 

-------------- Este texto expresa la opinion del autor y no de los moderadores del foro.


Share/Bookmark

25.12.22

UNA NOCHE EN EL DESIERTO

 

por ABDALAHI SALAMA MACHNAN
 
Hace un día espléndido. Soleado y cálido. Lo escribo con una sonrisa satisfecha y alegre; es domingo 4 de diciembre de 2022. Un grupo de amigos nos citamos en un punto geográfico entre el campamento de Auserd y la escuela de enfermería que colinda con la carretera principal. Concretamente en unas coordenadas donde están unas colinas del desierto bañadas de arena fina y suave, en la latitud 28.03 y longitud 1.65 que determinan la franja climática del sur de Argelia. Una zona cálida donde el Sol irradia muchísima vitamina D, y ocupa el cenit al mediodía.

Un encuentro fortuito, casual e improvisado. Mi gran amigo Ali Sidahmed, arquitecto de profesión y viejo camarada de la Universidad de Camagüey, es el artífice de organizar esta escapada, una invitación al reencuentro, a recordar momentos felices de nuestra juventud y a conectar con paisajes perdidos.

De pronto mi teléfono móvil suena, su run run me lleva directamente a ver la pantalla y en ella aparece el nombre de Ali, descuelgo y nos intercambiamos efusivos saludos en un ambiente cargado de emociones. Acto seguido me dicta unas instrucciones a seguir: Mañana sobre las 12h te espero frente a la puerta principal del ayuntamiento de Zug. Al día siguiente con una disciplina japonesa acudo a mi cita, siempre entendí que la puntualidad es una de las manifestaciones de respeto hacia la otra persona. A pesar de estar ataviados con un turbante de más de tres metros de largo; los saharauis por instinto nos reconocemos en la distancia. De un Land Rover Pick Up color gris azulado se apea Ali con su caminar pausado y seguro; nos fundimos en un caluroso abrazo, después aparece el Dr. Yahia, otro abrazo y por inercia la letanía de saludos y alabanzas. Reconocerse a través del tiempo y el espacio, conectar con escenas de un pasado que la memoria ha acabado idealizando, y sentirse bien: ese es el poder de la nostalgia. Estos reencuentros fortuitos son una válvula de oxígeno que nos retrotraen en el tiempo a un pasado señorial y brillante.

El Land Rover Pick Up color gris azulado, se pone en marcha, es una bestia de vehículo, es el camello mecánico del desierto. Durante la travesía hemos intercambiado más saludos, hemos platicado de casi todo, opiniones de índole social y político. Somos la historia de una generación – representada por este grupo – que carga con la frustración de no haber hecho cambios profundos en el país, sino lo que trazó la familia y la sociedad. Hemos renunciado a mucho en aras del consenso, no somos una generación escondida. La historia de este grupo de amigos aporta además un contenido axiológico: el valor de la amistad para soportar los embates de la vida.

En el punto de líneas acordado llega nuestro Land Rover Pick Up, allí estaba un turismo marca Mercedes Benz C190, abordo estaban dos chicos, bajaron a saludarnos, ambos dos también estudiaron en Cuba, se llaman Brahim Ergueibi y Lehbib. Después se sumaron dos compañeros más, se trata de Zrug Lula y de Cheibeta.

La comitiva se pone en marcha lenta surcando las dunas del desierto con rumbo al punto de coordenadas fijado. Llegamos a las colinas establecidas, bajamos todos los bártulos, enseres, la jaima y demás utensilios. Se colocaron los dos vehículos todoterreno en líneas paralelas, dejando un ángulo libre entre sí para la colocación de la jaima. Enseguida y por inercia como los mosqueteros de Alejandro Dumas: ¡Uno para todos y todos para uno!; empezamos a montar la jaima, poner la alfombra, fijar con nudos y cuerdas las esquinas de la jaima, encender la leña, preparar el Té, servir unos ricos dátiles, la leche de camella, un cordero listo para sacrificar y un tierno pan casero cocinado en la misma arena.

Hay una riqueza en este grupo a pesar de pertenecer a diferentes generaciones, reina la sintonía y el entendimiento. La riqueza esencial radica en que tienen un común denominador: Todos han estudiado en Cuba. Llama poderosamente la atención la versatilidad del más joven del grupo, no lo conocía, me refiero a Lehbib, es un chaval cargado de energía, tiene una capacidad genética y diestro en todo lo que hace, un joven de los nuevos tiempos: listo, ajustado a su época, un profundo conocedor del desierto y un alquimista.

Se anochece, se ve un cielo limpio y estrellado, sólo reina el silencio y la armonía. Nos servimos la cena y degustamos de un Té al carbón que tiene un saborcito cálido y dulce que dejaba la boca como un algodón húmedo. Salta la tertulia nocturna empezando por hablar de aquellos años lejos de la familia y sin muchos recursos. ¿Cómo era aquella vida? Era una vida sana, nos abruman los recuerdos, los olores, la gratitud. Porque una cosa es la pobreza y otra la escasez. Nosotros no éramos pobres, porque la pobreza surge de la comparación con la riqueza. Digamos, pues, que había escasez en los años que empezó a hacer mella el embargo económico a Cuba. Y eso de la escasez sólo lo aprendes cuando vas por el mundo y te entretienes en examinar y hurgar. Después saltó el tema de la actual crítica situación por la que atraviesa nuestro país, son tiempos difíciles, una clase política inepta que ha degradado los cimientos de la causa, gente que ha creado falsa imagen de una vida construida sobre la simulación, a la caza de la oportunidad. Una máscara moral con que ha vivido mucha gente en algún momento de su existencia: apáticos ideológicos dando lecciones, resentidos que sonríen al mal tiempo, oportunistas feroces vestidos de mansos corderos. Una y otra vez el denominador común es la corrupción y el engaño.

Acaba la conversación y es hora de pernoctar. La noche es infinita, no queremos astillarla. La noche es inoxidable, porque brilla más. La noche es una patria que a todos acoge. La noche en el desierto es una colcha suave, es el beso de una madre, es una musicoterapia que te transporta más allá de los asuntos mundanos que inquietan a la mayoría. Dejando atrás la mortalidad. Es una noche que se conservará como una melodía en un rincón de la memoria.

Y para el broche final a esta aventura, en el vuelo Chárter de regreso a Madrid, la lluvia emocional culminó con el encuentro con otros amigos y amigas de mi promoción: Galia Mustafá, Dra. Lehdia Mohamed Dafa, Mohamed Fdel, Ahmed Careca y Mohamed Nayem. Y para terminar, dejadme que os desee un pletórico año próximo.

ABDALAHI SALAMA MACHNAN.
sah_camaguey99[at]hotmail.com
25.12.22

-------------- Este texto expresa la opinion del autor y no de los moderadores del foro.


Share/Bookmark

7.12.22

LAS DOS CARAS DE PEDRO SÁNCHEZ

por Abderrahman Buhaia 

 El pasado lunes (28/11/22), en un homenaje en el Ateneo de Madrid a la escritora Almudena Grandes, fallecida hace un año, Pedro Sánchez vaticinaba: “Una de las cosas por las que pasaré a la historia es por haber exhumado al dictador del Valle de los Caídos”. Cuando uno escucha o ve esto, lo que siente es vergüenza ajena.

La vanidad y el ego, del tamaño de una catedral, de este hombre, lo han obcecado tanto que ha ignorado una premisa tan fundamental como simple: Es la Historia misma la que elige quién entra en ella y quién se queda al margen.

Se le ha olvidado que la Historia es un río enorme que fluye con un caudal potente y vertiginoso que solo deja en pie aquellos árboles firmes que tienen raíces sólidas, mientras que la hojarasca se queda en las márgenes y se desvanece en el olvido. En la parte baja de este río, suele haber también una laguna de aguas estancadas, donde se acumulan los residuos que destacan por su putrefacción. Eso es lo que hace la Historia con los hombres: A unos, los eleva a lo más alto, por sus virtudes y su valía; a otros, los olvida por ser evanescentes, y a otros, los arroja a la laguna de la ignominia, por infames y canallas.

Sr. Sánchez, si no fuera por la vena de maquiavelismo que le suponemos, casi podríamos pensar que es Vd. corto de luces al ponerse en ridículo de esta manera.

Sí, la exhumación del dictador del Valle de los Caídos es un acto simbólico loable. Pero, si detrás de ese acto, no existe una convicción profunda e incuestionable de lo que es justo y lo que no lo es, ese acto se queda solamente en eso: un mero acto simbólico.

Y Vd., Sr Sánchez, nos ha demostrado, y con creces, que la exhumación del dictador del Valle de los Caídos, es para Vd. un simple acto propagandístico con el que pretende colarse en el impetuoso caudal del río de la Historia, cosa que, al delatarle el subconsciente, Vd. mismo ha reconocido.

Vd., Sr Sánchez, es el hombre de las dos caras. En una mano sostiene una rosa, y con la otra estrecha la mano ensangrentada de un genocida, de un auténtico dictador nazi.

Sí, Sr. Sánchez, Su Mezquindad M6, al que Vd. adula y mima, es un auténtico dictador nazi, y encabeza un régimen terrorista, con todas las letras. Vd. lo sabe y el mundo entero también.

Su amigo M6, ha convertido el Sahara Occidental, que, hasta ayer, era la provincia 53 del Estado español, en un colosal campo de concentración nazi, cercado por un muro de 2720 Km –sembrado con minas de todo tipo–. Este muro, por su longitud y por la cantidad de minas sembradas en el mismo (entre 10 y 40 millones de minas) es considerado actualmente el mayor campo minado del mundo.

La policía del Majzén, imagen calcada de la macabra Gestapo, masacra, diariamente, desde hace más de cuatro décadas, la población civil saharaui –jóvenes, ancianos, mujeres y niños– pisoteando, a su antojo y a plena luz del día, los derechos humanos más elementales.

El número de saharauis desaparecidos en las oscuras fauces del Majzén (de los que nadie ha vuelto a saber) es desconocido. Lo único que sabemos es que son más de 600 almas. No hay forma de seguir su paradero. Quién osa preguntar por ellos, es inmediatamente engullido por la maquinaria nazi del Majzén.

En las cárceles de Kenitra, Maguna, Tazmamaret, la cárcel Negra del Aaiún y demás cárceles secretas del régimen nazi alauí, los presos agonizan y son vejados y torturados hasta la muerte, sin derecho siquiera a conocer los cargos que se les imputan, y mucho menos a aspirar a un juicio justo.

La faceta terrorista del régimen alauí, la práctica del terrorismo de Estado, no es algo nuevo en él, más bien, es algo estructural y sistémico que se remonta a su mismo nacimiento como Estado.

Los saharauis –y los españoles también– empezamos a conocerlo la noche del 22 de enero de 1975, cuando a las diez menos cinco, nos sobresaltamos por la explosión simultánea de tres bombas en diferentes lugares de El Aaiún.

A partir de ese día, se sucedieron en la capital, de forma intermitente y a lo largo de 1975, una serie de atentados –ejecutados por agentes bajo las órdenes directas del coronel Ahmed Dlimi– que segaron la vida de numerosos civiles (entre ellos niños de corta edad) y dejaron mutilados a otros tantos.

Al año siguiente, el ejército marroquí bombardea con napalm y fósforo blanco el campamento de Um Dreiga, en el que se había concentrado parte de la población civil – mayoritariamente ancianos, mujeres y niños– que huía de la represión, hacia la vecina Argelia. Las imágenes de mujeres y niños, diezmados por las bombas y tiznados de fósforo blanco, dan la vuelta al mundo, que, impasible, las contempla con indiferencia.

Rememorando aquellos trágicos días, no es descabellado pensar que, de alguna forma, el régimen terrorista alauí, no es ajeno del todo a la masacre del 11-M.

En la guerra que libra actualmente con el Ejército Popular de Liberación Saharaui, sale a relucir nuevamente la práctica del terrorismo de Estado que caracteriza al Majzén, utilizando sofisticados drones contra civiles indefensos. A pesar de que estos artefactos tienen una alta precisión, los teledirige intencionadamente con alevosía y ensañamiento, contra personas cuyo único delito es poseer algunas cabezas de ganado en medio del desierto o tratar de ganarse la vida a duras penas en este medio hostil, asesinando a ciudadanos saharauis, argelinos y mauritanos.

La criminalidad y el despotismo de este régimen no tienen límites. No duda en usar, con una crueldad despiadada y exenta de escrúpulos, la inmigración como moneda de cambio. Para coaccionar a Europa –y a España en particular– es capaz, como hemos visto el 18 de mayo de 2021, de arrojar al mar a sus propios ciudadanos (mujeres y niños incluidos).

A pesar de que tiene el Sahara Occidental cercado por el muro (de la vergüenza), arriba mencionado, introduce en Marruecos a miles de africanos desesperados, probablemente por vía aérea; les obliga a malvivir hacinados en los bosques del norte, y, cuando le conviene usarlos como medida de presión, les empuja a asaltar de forma tumultuosa la valla situada en la frontera que tiene con España. Las consecuencias dramáticas que ello conlleva, al perverso y corrupto Majzén no le inquietan ni le preocupan.

En las profundas y oscuras entrañas del Majzén, los estrategas del servicio secreto trabajan día y noche para esmerarse en conseguir los mejores resultados de la maquinaria de extorsión y propaganda majzení. Trabajan sin descanso para fomentar, crear y organizar, una amalgama de redes criminales, cuyo núcleo principal es la tríada temible: narcotráfico-tráfico de persona-terrorismo.

Estos, Sr. Sánchez, son hechos. Hechos objetivos y constatables. Y Vd, en vez de condenarlos y repudiarlos, alienta y encubre al régimen que los comete.

Volviendo a su vaticinio infantil, no pretenda Vd. arrogarse algo de lo que realmente carece.

Sr Sánchez, al igual que Carlos Arias Navarro, su nombre siempre estará ligado a la infamia de haber vendido el Sahara Occidental a un sátrapa mezquino que encabeza un régimen nazi y terrorista.

Si quiere saber dónde está su lugar en la Historia, búsquelo en la laguna de la ignominia.

02/12/2022
Abderrahman Buhaia
abder333[at]hotmail.com 

 

 -------------- Este texto expresa la opinion del autor y no de los moderadores del foro.


Share/Bookmark

5.12.22

L’ALGÉRIE ET LA MAURITANIE SONT TENUES D’’ASSIGNER LE MAROC DEVANT LA COUR INTERNATIONALE DE JUSTICE (CIJ) !

par Me Takioullah Eidda

Devant les atrocités commises par le Maroc au Sahara Occidental contre les civils sahraouis, Algériens et mauritaniens Il est du devoir juridique, morale, humanitaire et géographique, de l'Algérie et de la Mauritanie, d’assigner ce pays devant la Cour Internationale de Justice de La Haye pour répondre de ses actes illégaux et immoraux.

En effet, face à l'impuissance militaire apparente du Front Polisario et de son quasi-abandon par ses alliés, le Maroc bombarde et tue désormais, sans discernement, des citoyens innocents sahraouis, mauritaniens et algériens sans défense au Sahara Occidental.

Un territoire que le Maroc occupe et usurpe et sur lequel il ne détient pas la moindre légitimité!

L’Algérie et la Mauritanie, comme pays voisins, qualifiés par les résolutions de l'ONU comme étant pays concernés par ce conflit, qui n’a que trop duré, doivent s’adresser, séparément ou conjointement, à la Cour Internationale de Justice (C.I.J.) afin de dénoncer et mettre fin aux atrocités et aux exactions outrageantes du Maroc contre les innocents civils aux Sahara Occidental.

Cette initiative est d’autant plus impérative et urgente, que le Front Polisario ne possède pas la personnalité juridique qui lui permet de saisir la C.I.J.

En effet, les dispositions du traité constitutif de cette Cour, stipulent qu’elle n’a de compétence que sur les demandes qui lui sont adressées par les États membres de l’ONU et les organisations internationales multilatérales.

Maître Takioullah Eidda, avocat
Montréal, Canada.
eidda.avocat[at]hotmail.com
05.12.22

 

-------------- . Ce texte exprime l'opinion de l'auteur et n'engage pas les modérateurs du forum.


Share/Bookmark

2.12.22

La participación del Polisario en el congreso de la Internacional Socialista.

La gravísima desorientación de nuestra Política Exterior.

por Haddamin Moulud Said

leer el articulo en PDF 

 

 -------------- Este texto expresa la opinion del autor y no de los moderadores del foro.


Share/Bookmark

9.11.22

LE MAROC VEND UN PROJET DE GAZODUC QUI N`ENGAGE QUE CEUX QUI Y CROIENT !

 par Maître Takioullah Eidda, avocat

Aucune étude d’impact ou de faisabilité n’a été réalisée à ce jour! Et n’en parlons pas de financement.
En effet, la construction dudit gazoduc, dont les coûts et le financement ne sont même pas encore connus, pose en plus quelques sérieux problèmes de droit international!
Long de 3000 km, le tracé de ce gazoduc traverse plusieurs pays, notamment le Benin, le Togo, le Ghana, le Sénégal, la Mauritanie et bien sûr le Sahara Occidental.
Outre les problèmes relatifs à sa sécurité, avec les sabotages récurrents des groupes «Boko Haram» et les «Vengeurs du Delta», il y a sussi et surtout le statut juridique et militaire du Sahara Occidental!
En effet, le tracé du projet traverse le territoire sahraoui, lequel fait l’objet depuis 2020 d’intenses opérations militaires de la part du Front Polisario, en plus d’être soumis au processus de décolonisation de l’ONU dans le but de permettre au peuple Sahraoui d’exercer son droit à l’autodétermination suivant la résolution 1514 de 1960.
Par conséquent, le Maroc ne jouit et ne détient aucune légitimité qui lui permet de valider l’exécution du projet et son passage par les eaux territoriaux du Sahara Occidental, de sorte qu’il est voué à l’échec et à la passivité moqueuse des pays africains concernés!
En fait, le Maroc essaie de jouer sur la précarité et l’urgence énergétique que connaît les pays de l’Europe Occidentale, en essayant, désespérément, avec une supercherie sans bornes, de faire avaler ce projet aux pays concernés et ainsi placer tout le monde devant le fait accompli, conme il nous a habitué à le faire!
Comme l’a souligné le très sérieux journal «Le Monde», le Gazoduc Maroc-Nigeria est une chimère!
Donc, toute cette propagande chimérique démontre un certain amateurisme, pour ne pas dire un aveuglement sans borne de la part du Maroc, si bien qu’il est à se demander si l’émotionnel, voire le délire, n’a pas pris le dessus dans les esprits des décideurs marocains dans la gestion du dossier du Sahara Occidental.
Pourtant, après presque 47 ans de guerre, de sacrifice financier, de bla bla, de contre vérité, de faux semblants, le problème du Sahara Occidental reste entier pour le Maroc. Je dirais au point de départ, pertes en sus !
La preuve, si preuve est nécessaire, est la toute dernière résolution No 2654 du Conseil de Sécurité de l’ONU adoptée le 27/10/2022, qui enjoint «le Maroc et le F.Polisario de reprendre les négociations de bonne foi en vue de parvenir à une solution qui permette l’autodétermination du peuple du Sahara Occidental.»
Alors … ! Il est vraiment temps pour le Maroc de se ressaisir et de voir la réalité en face.

Maître Takioullah Eidda, avocat
Montréal, Canada.
eidda.avocat[at]hotmail.com


-------------- Ce texte exprime l'opinion de l'auteur et n'engage pas les modérateurs du forum.


Share/Bookmark

26.10.22

Los brebajes del señor representante en Europa.

por Haddamin Moulud Said

Marruecos como un gran ladrón que es, aprovecha la oscuridad para recorrer la máxima distancia posible. Quiere ir muy lejos, aprovechando la oscuridad. Consulados, Israel, USA, Sánchez, inversiones, Cumbre en Dajla, etc. Pero esa oscuridad se está prolongando más de la cuenta. Alguien está prolongando artificialmente esa oscuridad, para darle, a Marruecos, más tiempo para recorrer una distancia mayor.

Mientras un Marruecos desesperado se lanza, nada menos que, en los brazos de Israel, el representante del Polisario en Europa aprovecha una conferencia, para intentar justificar, con escaso acierto, el por qué el Polisario evita interponer demandas judiciales sobre el asunto de los recursos naturales, diciendo que no van a perseguir a las empresas que expolian los recursos del Sáhara Occidental, hasta más allá de la primavera que viene.

El orador que le acompaña, un jurista de gran reputación, le lanza un dardo, pero el iluminado representante en Europa, ni siquiera se entera. Mientras el representante del Polisario en Europa afirmaba que el Polisario no va a litigar contra las empresas que expolian los recursos hasta después de que se pronuncie el TJUE, el Profesor Joan Soroeta, afirmaba que el tribunal ha cometido una gran aberración al reconocer, por un lado, que el derecho a la libre determinación es una norma imperativa, de inexcusable cumplimiento y, al mismo tiempo, dar un plazo de un año a la UE para que siga violando esa norma. O sea, el Profesor le está insinuando, al representante, que lo que está diciendo es una aberración igual o peor a la del propio tribunal. Y es que, una cosa es que un tribunal dé un año, a la UE, para que siga robando los recursos saharauis y, otra muy distinta, que los propios saharauis se inhiban de perseguir a esas empresas, durante un año.

El argumento es tan endeble e insostenible que dos ONGs, una, en el Reino Unido y, la otra, en Francia, se han salido del guion y han interpuesto sendas demandas judiciales, por su cuenta, sin siquiera contar con el Polisario.

Pero ya el momento ‘tierra, trágame’ es cuando el representante en Europa intenta justificar su rechazo a la demanda de la WSCUK, en el Reino Unido, por las posibles interferencias ‘mediáticas y políticas’ que pudiera tener ante el TJUE y, al mismo tiempo, afirma que la demanda interpuesta en Francia no tiene ninguna interferencia. Esto pasa cuando alguien no tiene ni la más remota idea de un asunto y quiere hacerse el entendido. Es decir, una demanda judicial interpuesta en un país, el Reino Unido, ajeno a la UE y, por tanto, ajeno al TJUE, va a provocar interferencias con dicho tribunal y, en cambio, una demanda interpuesta en un país, Francia, miembro de la UE y sujeto al TJUE, no produce ninguna interferencia. Hay que tener mucho afán de aparecer en los medios para exhibir semejantes niveles de ignorancia, en público, sin ruborizarse.

Otro vergonzoso momento y de gran ridículo es cuando el representante, queriendo desautorizar a su compañero en Nueva Zelanda y echando pestes sobre la querella interpuesta en aquel país, alega un argumento, que él, tartamudeando, es incapaz de explicar en términos jurídicos comprensibles, pero que es exactamente el mismo argumento que explica por qué el que el Polisario no ha ganado ni una sola sentencia firme, ante el TJUE, desde el primer día hasta la actualidad. Desgraciadamente ese es el nivel de quien quiere erigirse como el valedor de la batalla jurídica del Polisario.

En fin, unas elucubraciones para no reconocer que la decisión de no intensificar la batalla jurídica, tal y como ha aprobado el XV Congreso, es una decisión errónea y tremendamente perjudicial.

https://www.youtube.com/watch?v=nICAvQOo5P8&t=8817s

Haddamin Moulud Said.
27/10/2022
mouludsaid[at]gmail.com


-------------- Este texto expresa la opinion del autor y no de los moderadores del foro.


Share/Bookmark

19.10.22

Los negocios manchados de sangre que salpican a una compañía aseguradora de Sudáfrica.

Sanlam, la aseguradora más grande de Sudáfrica, participa en el expolio de los recursos naturales del Sáhara Occidental.

por Haddamin Moulud Said

Vaya por delante, que ni los ciudadanos saharauis, ni el gobierno de la RASD ni, tampoco, el Frente Polisario, tenemos nada que objetar a que una empresa sudafricana haga negocios con el reino de Marruecos. Pero hay algo que debe quedar muy claro: “no consentiremos que dichos negocios se hagan a costa de nuestros legítimos derechos e intereses”.

Justamente en el año en que nació Nelson Mandela, en aquella Unión Sudafricana de los tiempos de Louis Botha, cuando arraigaba el sistema de segregación racial, poco después de la rebelión de Bambatha donde murieron 4000 zulúes, nace la empresa Sanlam, como compañía de seguros de vida.

Hoy, Sanlam, la mayor empresa de seguros de Sudáfrica tiene participación directa en entidades de servicios financieros en Namibia, Botsuana, Suazilandia, Zimbabue, Mozambique, Mauricio, Malawi, Zambia, Tanzania, Ruanda, Uganda, Kenia y Nigeria. El Grupo tiene presencia de operaciones de seguros en Marruecos, Angola, Argelia, Túnez, Ghana, Níger, Mali, Senegal, Guinea, Burkina Faso, Côte d'Ivoire, Togo, Benín, Camerún, Gabón, República del Congo, Madagascar, Burundi y Lesoto.

La empresa Sanlam, empezó a adquirir la sociedad marroquí SAHAM en febrero de 2016, hasta terminar de absorberla por completo en 2021.

Sanlam tiene nueve sucursales en el territorio del Sáhara Occidental y la décima la tiene, nada menos que en la brecha ilegal de El Guerguerat, brecha que ha sido el epicentro de la guerra desatada en el Sáhara Occidental, el pasado 13 de noviembre de 2020.

Lo que el gobierno de Sudáfrica califica como Visita de Estado [1] del Presidente de la República Árabe Saharaui Democrática, Sr. Brahim Ghali, a Sudáfrica, la empresa Sanlam lo califica como, “the visit to South Africa by the Polisario Front”[2].

Y, coincidiendo con la Visita de Estado que realiza el Presidente de la RASD a la República de Sudáfrica, la empresa Sanlam, ha hecho público un comunicado [3], fechado el 18/10/2022, sobre sus inversiones en ‘Marruecos’.

De acuerdo con su propio comunicado, creemos que Sanlam está incurriendo en gravísimas violaciones de elementales normas del Derecho Internacional y, seguramente, del propio Ordenamiento Jurídico de Sudáfrica. Veamos.

1. Al decir que “Marruecos es un mercado clave para Sanlam”, está diciendo que El Aaiún, Bojador, Dajla, El Guerguerat y Smara, son parte del reino de Marruecos, puesto que en todas esas localidades del Sáhara Occidental, Sanlam tiene sucursales. Y esto es una muestra indudable de que la empresa Sanlam participa en las siguientes violaciones:

1. Al decir que “Marruecos es un mercado clave para Sanlam”, está diciendo que El Aaiún, Bojador, Dajla, El Guerguerat y Smara, son parte del reino de Marruecos, puesto que en todas esas localidades del Sáhara Occidental, Sanlam tiene sucursales. Y esto es una muestra indudable de que la empresa Sanlam participa en las siguientes violaciones:

a.     Violación del Derecho a la Libre Determinación pueblo saharaui;

b.     Expolio de los recursos naturales del Sáhara Occidental.

c.     Sanlam apoya la anexión ilegal del territorio por Marruecos.


2. “El compromiso de larga data de Sanlam con Marruecos” es una afirmación de su apoyo a la agresión, ocupación y anexión ilegal del territorio del Sáhara Occidental por parte de Marruecos. Al afirmar que “confía en la economía de Marruecos”, incluyendo el territorio del Sáhara Occidental, Sanlam está reconociendo expresamente su participación en el expolio y pillaje de los recursos naturales del Sáhara Occidental.

3. Al decir que “Marruecos es el centro principal de nuestras operaciones panafricanas de seguros generales y nuestra filial marroquí sigue siendo una de las empresas emblemáticas de nuestra cartera de negocios panafricana con una presencia inigualable en todo el Reino”, Sanlam reconoce que:

a.     El centro principal de sus operaciones panafricanos de seguros se basa en el saqueo y pillaje de los recursos naturales del territorio del Sáhara Occidental.

b.     Al afirmar que su filial marroquí es una de las empresas emblemáticas de su cartera de negocios, está reconociendo la importancia de Sanlam a la hora de atraer capital extranjero para hacerlo partícipe en el saqueo y pillaje de los recursos naturales del Sáhara Occidental.


De acuerdo con los resultados del Informe Financiero del año 2021 [4], dados a conocer en la Asamblea General Ordinaria de Sanlam, celebrada el 11 de mayo de 2022, en Casablanca.

Deuxième résolution
L’Assemblée Générale décide, sur proposition du Conseil d’Administration, d’affecter ainsi qu’il suit le résultat de l’exercice clos le 31.12.2021 se traduisant par un bénéfice net comptable de 359 801 047,94 Dirhams. 

Es decir, un beneficio de más de 33 millones de euros, obtenido gracias al saqueo y pillaje de los recursos naturales del Sáhara Occidental.

Otras de las actividades ilegales que lleva a cabo Sanlam es la de patrocinar actividades supuestamente deportivas, cuya finalidad es promover la ocupación y anexión del territorio, como la carrera anual que se lleva a cabo en la ciudad ocupada de Dajla:

Afortunadamente, hoy, los negocios que se basan en la explotación ilegal de los recursos de otros pueblos no tienen cabida en la Sudáfrica moderna, tal y como ha quedado expresado en la Sentencia de 23 de febrero de 2018, emitida por la High Court of South Africa (Eastern Cape local división, Port Elizabeth). Por tanto, Sanlam debe saber que sus negocios a base de sangre, en el Sáhara Occidental, pueden costarle demasiado caro.

Incluso sus actividades económicas pueden ser perseguidas judicialmente en la mayoría de los países africanos. Máxime, cuando el pasado 22 de septiembre de 2022, la Corte Africana de los Derechos Humanos y de los Pueblos emitía, desde Arusha, una sentencia cuya ‘ratio decidendi’ consagra los derechos inalienables del pueblo saharaui.

Por lo tanto, Sanlam, está invitada a abandonar toda actividad económica en el Sáhara Occidental, porque, de entre otras razones, a los accionistas de la empresa no les gustará saber que sus acciones están en el epicentro de una guerra en el África noroccidental. Tampoco estarán contentos los clientes sudafricanos si llegan a saber que sus pólizas de seguros están manchadas de sangre y contribuyen a perpetuar la ocupación ilegal del Sáhara Occidental. Y, por encima de toda consideración, Sanlam debe abandonar el territorio porque este tipo de inversiones atenta gravemente contra los cimientos éticos y morales sobre los que se asienta la democrática sociedad de la Sudáfrica del Siglo XXI.

Lista de filiales de Sanlam en el Sáhara Occidental (los nombres aparecen escritos según la grafía del ocupante marroquí): 

1. BOUJDOUR. AV BOUJDOUR EDDABADDA 41, Avenue Hassan II – Boujdour. Tél. : 0528 88 00 00. Mobile : 0661 45 70 00 Agence.boujdour@sahamassurance.com 

2. DAKHLA. ASSURANCES DAKHLA N°27.Avenue Mohamed V. Tél. : 0528 89 82 69. Mobile : 0661 08 31 87 Assurances.dakhla@sahamassurance.com 

3. DAKHLA. ASSURANCEADDAY (EX.ASSURANCESMAOULAININE) 15, Avenue Bahnini – Dakhla. Tél. : 0528 89 89 91. Mobile : 0672 75 55 95 / 0610 77 47 94 Assurances.maoulainine@sahamassurance.com 

4. GUERGUERAT. BD GUERGUERAT Route Nationale 1 - Station Petrom - Poste Frontalier Tél. : 0528 95 08 02 Bd.guerguerat@sahamassurance.com 

5. LAAYOUNE. ASSURANCES LAAYOUNE Avenue Mezouar N° 247 - Hay Ettaaoune - B.p 1179 Tél. : 0528 98 08 61 Mobile : 0670 96 84 35 Assurances.laayoune@sahamassurance.com 

6. LAAYOUNE ASSURANCES EDDABADDA N°30 Boulevard De La Mecque. Tél. : 0528 89 18 18. Mobile : 0661 45 70 00 Assurances.eddabadda@sahamassurance.com 

7. LAAYOUNE. ASSURANCES TADAMONE Avenue Zerktouni Laayoune. Tél. : 0528 98 10 90. Mobile : 0661 38 90 44 Assurances.tadamone@sahamassurance.com 

8. LAAYOUNE. ASSURANCES SAADBOUH 214,Avenue De La Mecque B.p 527 Laayoune Sahara Tél. : 0528 89 48 36 Mobile : 0661 21 18 97 Assurances.saadbouh@sahamassurance.com 

9. LAAYOUNE. CVT LAAYOUNE Bd Al Hizam, Hay Al Qods N°5, Bp 2028. Tél. : 0528 99 76 47. Mobile : 0661 73 60 10 Assurances.cvtlaayoune@sahamassurance.com 

10. LAAYOUNE. AV LAMBARKI 250, Bd Mohammed Vi, 70010, Laâyoune Tél. : 0528 89 40 40. Mobile : 0661 09 04 06 Assurance.lambarki@sahamassurance.com 

11. SEMARA. ASSURANCES OMAR ABDELAHI Av Hassan II Nr 274 Es Semara. Tél. : 0528 88 73 31. Mobile : 0661 83 10 45 Assurances.omarabdelahi@sahamassurance.com 

 ***

[1]. https://www.gov.za/speeches/president-cyril-ramaphosa-hosts-president-brahim-ghali-saharawi-arab-democratic-republic 

[2].https://www.marketscreener.com/quote/stock/SANLAM-LIMITED-1413415/news/Sanlam-Morocco-Is-a-Key-Market-for-Sanlam-42029370/ 

[3].Comunicado de Sanlam de 18/10/2022 https://www.sanlam.co.za/mediacentre/media-category/media-releases/Morocco%20Is%20a%20Key%20Market%20for%20Sanlam 

 [4].Informe Financiero de 2021. https://www.sanlam.ma/media/uploads/BlockPublicationFinanciere/Rapport_financier_2021_2.pdf 

 

Haddamin Moulud Said.
mouludsaid[at]gmail.com
18 de octubre de 2022

-------------- Este texto expresa la opinion del autor y no de los moderadores del foro.


Share/Bookmark

28.9.22

Breve reseña sobre la intervención de la aviación francesa en la guerra del Sáhara Occidental


por Haddamin Moulud Said

El convoy, notoriamente dañado, atraviesa las estribaciones de Leäsaba, en dirección al este, se adentra en el intransitable mar de dunas de Magtir, y a las seis de la mañana, después de recorrer quinientos kilómetros, ya está en las áridas llanuras del centro nororiental de Mauritania, en Uedian El Jarrub. Ahí, en ausencia de árboles u otros elementos para resguardarse de la aviación, nuevamente son alcanzados por los jaguars, dejando más de una veintena de vehículos carbonizados y cerca de setenta hombres. Un pésimo día para la moral de nuestras unidades.

En ese mismo lugar, Uedian El Jarrub, unos cuarenta y seis años antes, el 19 de marzo de 1932, las tropas francesas habían alcanzado y decapitado a un gran líder de la resistencia anticolonial, el Emir Sid Ahmed Ahmed Aidda.

Pero lejos de amedrentarse, seis días más tarde, el 18/12/1977, el Polisario vuelve a las andadas atacando Tmeimichat, localidad situada en la vía férrea del tren que discurre, paralela a la frontera, hacia el oeste, en dirección a Nuadibú. Esta vez lo hace de la mano de la Región Militar Sudoeste.
Para continuar leyendo, aquí 

-------------- 

Este texto expresa la opinion del autor y no de los moderadores del foro.


Share/Bookmark

14.9.22

VISITA DEL ENVIADO ESPECIAL DE LA ONU A LOS CAMPAMENTOS DE REFUGIADOS SAHARAUIS DE TINDUF

Por Abderrahman Buhaia

En estos días, el enviado especial de la ONU, Staffan de Mistura, efectuó una visita a los campamentos de refugiados saharauis de Tinduf, donde se reunió con las autoridades de la RASD. Posteriormente, visitó Argelia y Mauritania, donde mantuvo una ronda similar de reuniones con sus respectivas autoridades.

Qué esperamos los saharauis de esta visita. La respuesta no puede ser más simple: Lo mismo que esperábamos de las visitas de sus antecesores, o sea, absolutamente nada.

El 2 de julio del presente año, Staffan de Mistura llegó a Rabat. Estaba previsto que, después de reunirse con El Majzén (oligarquía marroquí), viajaría al Sahara Occidental. Después de esperar dos días en Rabat, en medio de un mutismo total y sin ninguna explicación, tuvo que volver por donde había venido. El Majzén le impidió visitar el enorme campo de concentración nazi en que había convertido el Sahara Occidental. El Majzén no tolera la presencia de testigos de ningún tipo, y mucho menos de un testigo que lleva la etiqueta de la ONU.

Qué credibilidad y que confianza inspiran un enviado especial y el Consejo de Seguridad que lo envía, si se le impide visitar un Territorio No Autónomo, que, supuestamente, está bajo la jurisdicción de aquél. Ninguna.

Qué pretende el Consejo de Seguridad de la ONU con estas visitas de sus enviados especiales, que se repiten de forma cíclica, y que, como los trenes de juguete que se regalan a los niños, giran en bucle todo el tiempo sin llegar a ninguna parte.

A mi juicio, dos cosas: 1-Tranquilizar su conciencia, si es que ello es posible, y justificar su pasividad e inoperancia cómplice, ante la invasión atroz de un territorio y la condena de un pueblo a elegir entre el exilio eterno en el desierto más inhóspito del planeta, o vivir en la cárcel descomunal en la que, el régimen feudal marroquí, ha convertido sus ciudades.

2-Tomarle el pulso a las posturas –aunque de sobra son conocidas– a los principales actores de esta convulsa región del Magreb. Lo primero, seguirá siendo para el Consejo de Seguridad de la ONU, una mera ilusión. Han transcurrido cinco largas décadas, por lo tanto su pecado seguirá siendo lo que es: un pecado original.

Lo segundo, que, como hemos dicho, es de sobra conocido, apenas registra ligeros matices que, a continuación, abordaremos.

El régimen feudal marroquí, embriagado en sus delirios y fantasías de expansión y anexión, en boca de sus portavoces –auténticos robots biónicos‒ adiestrados magistralmente en el arte de la tergiversación y la mentira, sigue repitiendo, hasta la saciedad, los mismos argumentos falaces. No importa que ni él mismo se los cree. El caso es seguir repitiéndolos, día tras día, de forma indefinida. No se cansan de hacerlo. Son robots, y los robots no se cansan. Y ahora, con el sionismo como aliado, los robots están mejor engrasados que nunca y funcionan a toda máquina.

La alianza del sionismo con El Majzén, es lógica; porque el sionismo en su fundación (me niego a llamarle Estado) comparte el mismo pecado que el amo de los robots, una razón más que hace que este aliado esté muy entregado.

Lo que no es lógico y difícil de entender, es que el régimen sanguinario de Marruecos, de forma tácita, infame y obscena, cuente con el beneplácito de, prácticamente, todos los dirigentes del PSOE, desde Felipe González, pasando por Zapatero y llegando hasta Pedro Sánchez, actual Presidente del Gobierno; siendo la última en apuntarse a este desfile de indignidad y deshonra, la exministra socialista María Antonia Trujillo Rincón. A todos ellos, los usa como vulgares marionetas para encubrir sus crímenes y solapar su monstruosa realidad.

En este sentido, el más activo, visiblemente, es José Luis Rodríguez Zapatero. Siempre presto a presentarse, raudo y veloz, a cualquier evento donde sea posible maquillar o adular, impúdicamente, las execrables prácticas del régimen alauí. Es como si se emulara a sí mismo en cada ocasión, como si le urgiera demostrar, cada vez con más ímpetu, su lealtad y pleitesía a Palacio. El último evento en el que le hemos visto de esta guisa, tuvo lugar el pasado 2 de septiembre, en Tetuán, bajo la “tapadera”‒la llamo así, porque eso es lo que es‒ “Las relaciones entre Marruecos y España, ayer y hoy”. El título del evento, en sí, es degradante para cualquiera que se sienta mínimamente español, porque, de todos es conocido, que las relaciones Marruecos-España, han sido siempre, relaciones de chantaje-sumisión, respectivamente. Y lo que nos dice El Majzén con la organización de este evento, es que, encima, se vanagloria de ello.

Pues bien, lejos de avergonzarse o mostrar cierto pudor, Zapatero se entregó por completo y se mostró más adulador y zalamero que nunca. Francamente, la forma en que estos personajes se arrastran ante M6 (la M, como hemos dicho en otra ocasión, es de Mezquino. Es un verdadero sacrilegio llamar Mohamed a semejante sujeto) es vomitiva.

Qué favores (opacos) le deben a M6, que les obligan a postrarse ante él de esta manera.

Desde aquí, les aconsejo a todos ellos, aunque me temo que es demasiado tarde, que tengan ojo avizor, porque las cosas de este Palacio son como las cosas de la Cosa Nostra. Una Cosa Nostra más grotesca y ridícula (que la de Mario Puzo), pero Cosa Nostra al fin y al cabo.

Argelia por su parte, como ha hecho siempre, con una autoridad moral incuestionable, y manteniéndose fiel a sus principios; se limitó a trasladarle a Staffan de Mistura dos cuestiones:

1-Para su visita a la región, no podrá hacer uso de un avión de las Fuerzas Armadas Españolas, como se ha venido haciendo tradicionalmente hasta ahora, ya que España ha dejado de ser un actor imparcial con respecto a la guerra (que no el conflicto) del Sahara Occidental, al alinearse, por obra y gracia de Pedro Sánchez, con Marruecos; por lo cual deberá viajar a bordo de un jet de Air Algérie.

2-Argelia no es parte en esta guerra, es, sencillamente, un observador; por lo tanto, no participará más en la pantomima de las mesas redondas. Si es preciso entablar un diálogo, deberá ser entre las dos partes que están en guerra: Marruecos y el Frente Polisario.

En cuanto a la RASD, a Steffan de Mistura, se le dispensó, como no podía ser de otra manera, una cálida bienvenida, a la altura de un alto y distinguido representante de la ONU, en la que ha podido comprobar, una vez más, la hospitalidad legendaria de las gentes del desierto.

Así mismo, se le ha hecho saber que actualmente nuestra única y máxima prioridad es la expulsión de la fuerza que invadió impunemente, a plena luz del día, nuestra tierra; y lograr que nuestras fronteras sean respetadas de forma absoluta y total. Para eso hemos vuelto a empuñar las armas y reanudado una guerra que no debimos pausar. Es una guerra silenciada, que algunos llegan a calificar de “guerra de baja intensidad”. A esos que hablan así, les decimos que la guerra, al igual que la hoguera, no se debe subestimar, porque, tanto la una como la otra, en cualquier momento, se puede convertir en un volcán feroz que lo arrasa todo.

Se le expresó, con meridiana claridad, que la salida de la fuerza ocupante de nuestra tierra y la inviolabilidad de nuestras fronteras, es una condición indispensable, o dicho de otra manera, es una línea roja, para cualquier diálogo y para cualquier tipo de mediación.

Se le agradece, honestamente, la visita, ya que, al menos, se le ha podido transmitir, personalmente, nuestra postura; al igual que se le expresó, con franqueza, que él muy poco puede hacer para instar al Majzén al cumplimiento de la legalidad internacional, dado que ni él mismo ha podido acceder al Sahara Occidental, Territorio No Autónomo, que, supuestamente, está bajo la jurisdicción de la Organización que representa.

10/09/2022

Abderrahman Buhaia

abder333[at]hotmail.com

-------------- Este texto expresa la opinion del autor y no de los moderadores del foro.


Share/Bookmark