20.5.10

A PREDICAR CON EL EJEMPLO

por Ubeida Rabihi Daif

Quiero empezar esta breve reflexion, con una frase de uno de los gigantes de la historia, al que su pueblo merecidamente bautizò con el nombre de El Libertador.

Los hombres pùblicos valen tanto, cuanto es la opinion que se tiene de ellos. SIMON BOLIVAR.

El papel de la personalidad reviste gran importancia en los procesos politicos e històricos, aunque no es determinante, sin embargo puede influir positiva o negativamente, en el desarrollo de los acontecimientos, pero quien posee el rol decisivo son las masas, es decir el pueblo, porque en definitiva la historia la hacen los pueblos y no los liderazgos. Esto bien a cuento del nefasto desempeño que ejerce la dirigencia saharaui en esta etapa dificil y complicada por la que estamos atravesando, la negligencia, la dejadez y la irresponsabilidad descalifican, al liderazgo del Polisario ante el pueblo y motiva que se produzcan reacciones como esta.

En que etapa de esta larga lucha han quedado aquellos principios nobles y romànticos que practicàbamos los primeros años de la Revoluciòn y que constituian nuestro principal codigo etìco, en que baul de los recuerdos reposan las proclamas del militante ejemplar guiado por la honestidad absoluta, el sacrificio, el desinteres personal por las cosas materiales, la fidelidad sin limites a los caidos en el campo de honor y sobretodo donde esta la pureza moral y el juramento de lealtad al pueblo.


Para muchos esto suena a reductos de la guerra fria, al parece ciertos terminos caen mal en algunos circulos politicos e ideològicos, los calificativos de revolucion y socialismo, carecen de sentido y por lo tanto pertenecen al pasado, quienes creen todavia en esas ideas y las promueven, se le califica injustamente de populista trasnochado o idealista quijotesco.

No basta con proclamas vacias y reuniones interminables, ni tampoco sirven promesas nunca cumplidas, hace falta hechos concretos, ese es el criterio de la verdad, lo demas sobra. Alertar sobre peligros internos, promovidos por actitudes y desviaciones de algunos dirigentes, que podrian hacer reversible todo lo que se hizo en nuestra larga y heròica lucha, lo que no ha logrado hacer marruecos lo haria por èl nuestra quinta columna.

La proclama consiste en la ètica, ademas de la eficiencia del funcionario de Estado deberia cuidar y demostrar su honestidad, sacrificio, pureza moral y constancia en la gestion de los asuntos publicos, al funcionario se le puede perdonar alguna que otra metedura de pata involuntaria, pero lo que no se le puede perdonar es que se siga metiendo la mano al erario pùblico.

Revolucion no es sinònimo de pobreza, pero tampoco de opulencia y despilfarro. Sin embargo, el espiritù pequeño burgués de nuestros jerarcas roza la arrogancia mas descarada, hace mella en nuestra conciencia colectiva y desmoraliza a nuestro pueblo. Gracias a esa actitud irresponsable, la propaganda enemiga encuentra ecos, no tiene porque esforzarse tanto por descalificar al Polisario, pues nuestros ilustres dirigentes le ahorran el trabajo.

Empecè esta breve reflexion, haciendo referencia al Libertador de las naciones andinas, y termino invocando su nombre y grandeza, para que nuestros dirigentes se inspiran

en su ejemplo, cabe señalar que Bolivar naciò en cuna de oro y muriò sin propiedad alguna, ya que todo lo que poseía lo puso al servicio de los pueblos y naciones que liberò.
El libertador del pueblo saharaui està en su seno, solo espera la voz que le diga como Làzaro, levantate y anda.

Ubeida Rbihi Daif.
20.05.10
--------------
Este texto expresa la opinion del autor y no de los moderadores del foro.
Share/Bookmark